El perpetuo cobijo

    Al despertar, lo primero que debes hacer es invocar al Señor Jesucristo, del modo que puedas, con devoción o sin ella; simplemente tenerlo en la boca, repetir su nombre, mientras te higienizas y vistes preparándote para el día.

–          Ignora todo sentimiento o pensamiento negativo que pueda venir, se deben al cuerpo que aún medio aletargado se niega a servirte.

–          Una vez dispuesto y adecuadamente listo, pero antes de hacer cualquier actividad que sea que hagas, busca la sensación de Su presencia. No hay nada mas importante que situarte en ella.

–          Hay signos claros de que te has ubicado a “Su lado”. Tu mirada tiende a percibir la belleza de lo que observas, aún si no lo es desde los cánones de perfección establecidos. Hay como una apreciación de lo bello que transcurre y una cierta percepción amorosa que naturalmente te acompañará. Sin estos signos, no estás donde debes estar para ServiLe adecuadamente.

–          Si esto te falta, careces de lo esencial, no tendrá sentido lo que hagas. Por lo tanto sumérgete en la oración, vocal o mental o aquella por la que sientas especial predilección; pidiéndole al Señor que te acompañe haciéndote sentir Su gracia.

–          Si los compromisos te impiden seguir en oración, trata de mantener la invocación en tu mente, aún en las actividades, persistiendo en la búsqueda de aquello que transforma toda actividad en sagrada expresión.

–          Cuando trates con los demás, busca esa perspectiva que te permite ver en ellos lo más positivo. No hay persona por mas alejada de la gracia que esté, que no tenga alguna cualidad. Aprende a distinguirla y apóyate en ella para descubrir en el otro, los rasgos de Dios.

–          La in-habitación del Espíritu Santo en nosotros es lo único que puede colmarnos, no quiere el ser humano otra cosa en realidad, aunque no lo sepa. Esa plenitud es lo que busca la humanidad en todo lo que hace.

–          Por eso debes aprender a ver en las actividades de los demás tu mismo impulso, aunque en distinto momento del camino hacia Dios.

–          En suma, cuando el amor inunde tu mirada derramándose así sobre toda persona o situación, habrás llegado adonde se te espera desde el principio mismo de las cosas. Por eso, cuando te sientas lejos de allí invoca al Señor y dile: ¡Ven Señor y mira a través de mis ojos! ¡Santifica esta circunstancia!

–          Recuerda a Roberto, el Abad de Ciudad de La Paz en Belgrado, cuando aconsejaba el ejercicio de preguntarse con frecuencia: ¿Quién esta mirando  ahora por mis ojos?

–          Finalmente hijo, utiliza el simple método de hacer en todo, aquello que a tu Señor agradaría. Aunque sabemos que Él se encuentra mas allá de toda variación y movimiento, esta consideración te servirá mucho, porque la conciencia no podrá engañarse respecto de la índole de cada actividad si lo pones a Él como medida.

–          Ante cada suceso di internamente: “Bendito el que viene en nombre del Señor”; porque aunque a veces no parezca, todo acontecer viene de Él y para nuestra edificación espiritual.

–          Entonces, actúa en todos y cada uno de tus pasos para agradarLe , busca en ti su mirada amorosa hacia toda manifestación y acepta cada momento como enviado para ti por su particular providencia.

–          Si haces lo que te digo, llegarás a la bahía de todos los Santos, donde recalan gozosos los navegantes de la gracia, repostando en el puerto de la impasibilidad. Podrás así continuar el viaje hasta el país del abrazo silencioso, la región del perpetuo cobijo, allí donde reina Cristo, en la única y verdadera tierra prometida.

Fragmento extraído de “Dios habla en la soledad”

51dd6XXDTjL

 hesiquiainfo@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Extractos de Sabiduría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El perpetuo cobijo

  1. Esteban Tucumán dijo:

    La inhabitacion del Espíritu para ser poseído por El y que Cristo mire por mis ojos, hable con mi voz y ame a través mío. Qué difícil desde el trajin diario y la cotidianidad del trabajo, la familia, las diversiones. Marhanata.

  2. Begoña dijo:

    “Bendito el que viene en nombre del Señor.”
    Gracias, hermanos de Hesiquía!

  3. leonor dijo:

    Gracias hermanos muy hermoso y verdadero un alimeno para el camino

  4. Héctor de Dios dijo:

    En verdad soy un pecador, no sé resistir al pecado y es por eso que te invoco Señor y pido tu misericordia. Amén

  5. gracias en nombre de Dios todo poderoso.
    una vez mas se confirma la union y comunicasion de Dios con sus hijos atra vez de la oracion, es muy importante el silencio.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s