El alma silenciosa del contemplativo

Virgen María, 1357

El silencio es una espada en la lucha espiritual; un alma platicadora no alcanzará la santidad. Esta espada del silencio cortará todo lo que quiera pegarse al alma. Somos sensibles a las palabras y queremos responder de inmediato, sensibles, sin reparar si es la voluntad de Dios que hablemos.

El alma silenciosa es fuerte, ninguna contrariedad le hará daño si persevera en el silencio. El alma silenciosa es capaz de la más profunda unión con Dios; vive casi siempre bajo la inspiraciòn del Espíritu Santo. En el alma silenciosa Dios obra sin obstáculo.

“Diario de la Divina Misericordia” de Sta. Mª Faustina Kowalska

(Pg. 219-220) Ediciones “Levántate” 2012

Esta entrada fue publicada en Diarios monásticos, Extractos de Sabiduría, monjes y eremitas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El alma silenciosa del contemplativo

  1. OSCAR Miguel Kowal dijo:

    ¡El Verbo hecho Carne, a ese Dios de Misericordia que por Misericordia nos creó nos damos desnudos… para que Él Sólo sea escuchado pues Es la Verdad, la Luz y la Vida y nos Ama…! ¡Que no sea yo quien tape Su Resplandor…!

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s