El filtro de la mirada personal

De intercambios por mail

Hace poco leí un texto en la Filocalia de Máximo el Confesor, que decía: “Quien habla sin pasión de los pecados de un hermano, puede hacerlo por dos motivos: para corregirlo o para hacer el bien a otro. Pero, si lo hace sin dichos motivos, lo hará para ofenderlo o escarnecerlo, y entonces no huirá del abandono por parte de Dios, es más, caerá en ese mismo pecado o en otro y, acusado y ofendido por otros, será avergonzado”.

Y otro de Pedro Damasceno que hablaba de la humildad, y que yo diría, le falta al que juzga: Nada es mejor que conocer la propia debilidad y la propia ignorancia, y no hay nada peor que ignorarla”.

¿Cómo liberarse del juicio? ¿Es lícito enjuiciar para encontrar el discernimiento a la hora de dar una respuesta a los requerimientos de otros? Es decir, ¿Se puede enjuiciar si eso nos da discernimiento? Me refiero al juicio que se deriva de la reflexión, no a una ofensa manifiesta hecha contra el hermano.

– Liberarse de los automatismos de la mente, como el caso de ese juzgar automático que sucede a todos, es más difícil que atrapar el viento, decían los antiguos.

Corresponde observar este funcionamiento sin creérselo, es decir, sabiendo que nadie puede juzgar correctamente a otro, porque está teniendo una visión parcial de esa persona.

Solo cabe a Dios el creador de la criatura juzgarla, y aun así el modo de ese juicio divino se nos escapa, no debe ser ni parecido a nuestro modo de juzgar. Pero involuntariamente la mente juzga. Debemos tratar de dejar pasar ese juicio como dejamos pasar las nubes en el cielo.

En cuanto a discernir, lo mejor es decidir a la luz del Evangelio, escuchando la propia conciencia y aquello que nos da paz. Podrías reflexionar, pero digo que para esa reflexión no es necesario juzgar a otro o creer los juicios automáticos que ha hecho la mente.

– Pero la reflexión nos puede llevar a “conocer” al otro y a sus motivaciones.

– Sí, puede. Pero aun así, conocer lo que motiva al otro o advertir sus cuestiones no implica que uno lo juzgue en el corazón. Uno puede decir… “esta tendencia que veo en tal persona no me inspira confianza, por lo tanto no le contaré tal cosa”. Temo que lo cuente, por ejemplo.

Juzgar en cambio, sería cuando se nos enturbia el corazón por lo que observamos. Decir y creer: “Tal es un boca suelta, a todo el mundo le va contando lo que no debe contar”, con acritud del corazón.

Claro, una cosa es ver que uno ha observado algo, y eso sería una descripción tentativa, y otra “condenar” al otro y fijarlo estáticamente en una tendencia que a lo mejor puede no ser así o que quizá cambie en el futuro. Sin embargo la dureza que uno suele tener con los demás en las apreciaciones, repercute en los juicios y en la dureza con que nos tratamos a nosotros mismos.

– Sí, la medida con que medimos se usará para cada uno… (Mc 4,24)

– Creo que esa frase alude a lo que te decía, a que la forma de mirar a los demás que tenemos es la misma que usamos para mirarnos a nosotros mismos.

Nuestra mirada lo tiñe todo del mismo color, y al final es eso lo que nos encontramos en la vida. Vivimos envueltos en nuestra mirada. Y te diría más: Nuestra forma de mirar “fabrica” también nuestro modo de imaginar a Dios y por tanto de sentirlo.

Sucede, que alguna imagen tenemos cada uno de Dios involuntariamente en la mente. Y al ser esto inevitable, cada persona tiene imágenes diferentes de Dios, aunque todas ellas sean de la misma fe. Un ejemplo lo tienes en la visión del Dios Juez o del Dios Misericordia, unos enfatizan en un aspecto y otros en otro. Y eso deriva de la propia mirada. Fíjate como hay relación directa entre las apreciaciones hacia los demás, los juicios para consigo mismo y la imagen propia de Dios.

En los Evangelios hay alguna parábola sobre el juicio divino, como la del rico y el pobre Lázaro, por ejemplo… pero hay suficientes asertos de Jesús hablando del amor y del no juzguéis.

Sucede que alguien termina de leer el Evangelio y le queda un sabor… algunos sienten el amor de Dios y otros su justicia y así siguiendo. Es interesante ver que en cada caso es la mirada personal la que “filtra” lo leído y saca una conclusión.

– Veo las dos cosas: el amor y la justicia. Pensaba últimamente que es esencial el equilibrio en todo: Entre el vacío y el fervor, entre amor y la justicia, entre el temor y la alegría de la fe. Entre el orar y el trabajar.

– Está muy bien. Está perfecto. Es una buena síntesis.

Texto propio del blog

Esta entrada fue publicada en Desde la Ermita, Intercambio y consultas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El filtro de la mirada personal

  1. Roguemos al Señor para que nos de la gracia de no juzgar, pues a veces lo queremos suavizar diciendo es una “opinión, no estoy juzgando a nadie”, pero ya el hecho de opinar sobre la mala o buena conducta del otro es en sí un juicio de valor sobre esa persona. Si obró mal, sólo Dios puede saber qué pasó en su interior, qué desbalance bioquímico pudo haber pasado en ese momento en su cerebro. Tendemo a pensar que el que obra mal, lo hace porque ama la maldad y no siempre es así. Puede haber casos quizás en que una persona obre mal con alevosía y premeditación, pero ¿podemos nosotros emitir juicios correctos? JAMÁS. No es que no debemos, es que NO PODEMOS!!! Gracias por sus posts tan bellos.

  2. Hno. Claudio dijo:

    Hola Mario, espero que andes bien, hace rato que te tengo presente y rezo por vos. Quise escribirte pero ya no existe tu mail, bueno Dios te cuide. Un abrazo.

  3. Ignacio dijo:

    El juzgar no nos corresponde a nosotros simples e imperfectos humanos eso está claro.
    Más sí el observar. Cada persona tiene sus desaciertos, sus sombras en su corazón, pero lo cierto es que sólo podemos realmente ver esas sombras en el otro si nosotros mismos las tenemos en nuestro corazón. Solamente si hay una correspondencia de afinidad entre las sombras de mi corazón con las sombras del corazón del otro puedo reconocerlas.
    En este entendimiento, me doy cuenta que, al mirar a otro y descubrir sus pequeñas fallas, le doy gracias a DIOS, por haberme enviado a semejante maestro, que ha hecho que pueda reconocer mis fallas. Si no viera las fallas en el otro, sería muy difícil saber cuales son las mías, pero gracias a que las veo en el otro, puedo reconocer las propias que son exactamente las mismas que veo en él.
    Así que, prontamente pondré “manos a la obra”, para transformar mis sombras, mis fallas, qué es en realidad el trabajo que me pide Nuestros Señor que haga, que me corrija y me transforme y con mi ejemplo sirva de ejemplo de corrección a otros, pero sin juzgar, solo con la actitud Cristiana en mi vida, para no dejar el candelabro debajo del celemín.

  4. Manuel dijo:

    Y si se ha tenido una experiencia muy mala por el procedimiento de un hermano el cual se ha pasado 2 pueblos contigo y aun así perdonas e incluso kieres a él y su comunidad advertirles de un peligro de alguien ke con sus comentarios puede metrlo a él y a toda la comunidad en serios problemas y ves encima como te anulan y rechazan por ello.Entonces ke se debe hacer ante esa situación y/o ke se debe pensar al respecto? Porque yo la verdad es ke no se ke pensar y en ke he podido meter la pata la verdad. Lo cierto es ke me siento fatal.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s