Vigilancia ‒Nepsis‒

Entre los grandes medios con que cuenta el monje para salir vencedor en la “guerra invisible”, no se puede dejar de mencionar ‒al lado de la discreción de espíritus y de la dirección  espiritual‒ la vigilancia o, como decían los antiguos en un lenguaje más técnico, la nepsis. En efecto, tanto la dirección espiritual como la diácrisis serían perfectamente inútiles si el monje no estuviera siempre alerta, atento a los movimientos del enemigo.

El papel de la nepsis, llamada también “atención”, “guarda del corazón” y “guarda del espíritu”, consiste en dirigir la defensiva, y su especialidad, en vigilar las posibles sorpresas; gracias a ella, el espíritu puede repeler al adversario desde que intenta aproximarse.

Cuando Porcario, abad de Lérins, aconse­jaba: Observa siempre la cabeza de la antigua serpiente, esto es, los inicios de los pensamientos”, formulaba uno de los principios básicos de la espiritualidad del monacato primitivo.

Ahora bien, este principio de estrategia espiritual implica, evidentemente, una atención aguda y eficien­te, una vigilancia sin distracciones ni olvidos.

Por usar una imagen que Evagrio toma de la Escritura, es preciso montar la guardia en la puerta del corazón y preguntar, como Josué, a cada uno de los pensamientos que se presentan: “¿Eres de los nuestros o de los enemigos?”  Y no franquearle la entrada sin estar bien seguros de su identidad.

 Consejos a los ascetas  de Teófano el ReclusoEditorial Lumen

*

Esta entrada fue publicada en De anacoretas, monjes y eremitas, Extractos de Sabiduría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Vigilancia ‒Nepsis‒

  1. maria cristina.chuchuy dijo:

    Señor Jesus ten piedad de mi.agradezco a Dios por haber permitido ver al Papa en Santa Cruz Bolivia..buscare la verdad dentro de mi y en lo mas profundo de mi corazon..para estar atenta y vigilanta.a reconocer al demonio que usa tantos trajes .y nos persigue.para distraernos .Señor Jesus Cristo ten piedad de mi.Amen.

  2. Lee Boyer dijo:

    Vigilancia: Debemos andar con gran cuidado y vigilancia sobre nuestro propio corazón, sobre sus movimientos y afectos; sobre nuestros pensamientos y deseos, sobre nuestras palabras y acciones, sobre nuestros sentidos e imaginación y estar en guardia contra nuestros enemigos exteriores, el mundo y el demonio. El demonio nunca se cansa de buscar la oportunidad propicia para hacernos caer en tentación y es por esto que nosotros nunca podemos dejar de estar en plena vigilancia. Huir de todas las ocasiones que pudiesen convertirse en ocasiones peligrosas. Tener un dominio de nosotros mismos, especialmente el sentido de la vista y la imaginación por donde entran todas las cosas al corazón.

  3. Malven dijo:

    Me dijo mi Director espiritual: el Demonio “asalta” con dudas, pensamientos, etc. El Señor es suave, manso, firme….y me da tiempo para que pueda discernir.

  4. Hermano Rodolfo dijo:

    BUEN DIA , EN PRIMER LUGAR QUIERO AGRADECERLES MUCHO EL MATERIAL QUE ME ENVIAN.Y EN SEGUNDO LUGAR SI SON TAN AMABLES DE PODER DECIRME COMO PUEDO ,HACER PARA CON- TACTARME CON UNA COMUNIDAD EN BS AS, PARA  SOLICITAR UNA ENTREVISTA CON EL RESPONSABLE DE FORMACION. DESDE YA AGRADEZCO SU AMABLE ATENCION, Y APROVECHO LA PORTUNIDAD DE MANDARLES UN CORDIAL SALUDO EN JESUS Y MARIA, EN ESTA NAVIDAD QUE SE APROXIMA. QUE EL SEÑOR LOS BENDIGA SIEMPRE.   Hno Rodolfo

    ________________________________

  5. elina dijo:

    Hermanos con alegrìa me compartir esta hermosa meditaciòn sobre El Nombre de Jesùs :
    San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), obispo y doctor de la Iglesia
    Meditaciones para la octava de Navidad, n° 8

    “Dará a luz a un hijo, y le pondrás por nombre Jesús”

    El nombre de Jesús es nombre divino, anunciado á María de parte de Dios por el arcángel san Gabriel; y por esto dijo san Pablo, que era nombre sobre todo nombre, en el que solamente se halla la salvación. Este nombre es comparado por el Espíritu Santo al aceite, por la razón, dice san Bernardo, de que así como el aceite es luz y comida, y también medicina; así el nombre de Jesús es luz para el entendimiento, alimento para el corazón y medicina para el alma.

    Es luz para el entendimiento, pues con este nombre se convirtió el mundo, sacándole de las tinieblas de la idolatría a la luz de la fe. Nosotros que hemos nacido en estas regiones, donde antes de la venida de Jesucristo, todos nuestros antepasados eran gentiles, seríamos aun tales, si no hubiese venido el Mesías a iluminarlos. ¡Cuánto, pues, debemos agradecer a Jesucristo el don de la fe!…

    Es también el nombre de Jesús alimento que nutre nuestros corazones; porque él nos recuerda lo que Jesús ha hecho por salvarnos. De aquí es que nos consuela este nombre en las tribulaciones , nos da fuerza para andar por el camino de la salvación, nos anima en las desconfianzas, nos enciende para amar, recordando lo que ha padecido nuestro Redentor por salvarnos.

    Este nombre, finalmente, es medicina para el alma, haciéndola fuerte contra las tentaciones de nuestros enemigos. Tiembla el infierno, y huye al invocar este santo nombre, según aquello que dice el Apóstol: “Al nombre de Jesús se doblará toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los infiernos” (Fl. 2,10). El que es tentado y llama a Jesús, no cae, y quien siempre le invocare no caerá y se salvará (Sal. 17,4).

    San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), obispo y doctor de la Iglesia
    Meditaciones para la octava de Navidad, n° 8

    “Dará a luz a un hijo, y le pondrás por nombre Jesús”

    El nombre de Jesús es nombre divino, anunciado á María de parte de Dios por el arcángel san Gabriel; y por esto dijo san Pablo, que era nombre sobre todo nombre, en el que solamente se halla la salvación. Este nombre es comparado por el Espíritu Santo al aceite, por la razón, dice san Bernardo, de que así como el aceite es luz y comida, y también medicina; así el nombre de Jesús es luz para el entendimiento, alimento para el corazón y medicina para el alma.

    Es luz para el entendimiento, pues con este nombre se convirtió el mundo, sacándole de las tinieblas de la idolatría a la luz de la fe. Nosotros que hemos nacido en estas regiones, donde antes de la venida de Jesucristo, todos nuestros antepasados eran gentiles, seríamos aun tales, si no hubiese venido el Mesías a iluminarlos. ¡Cuánto, pues, debemos agradecer a Jesucristo el don de la fe!…

    Es también el nombre de Jesús alimento que nutre nuestros corazones; porque él nos recuerda lo que Jesús ha hecho por salvarnos. De aquí es que nos consuela este nombre en las tribulaciones , nos da fuerza para andar por el camino de la salvación, nos anima en las desconfianzas, nos enciende para amar, recordando lo que ha padecido nuestro Redentor por salvarnos.

    Este nombre, finalmente, es medicina para el alma, haciéndola fuerte contra las tentaciones de nuestros enemigos. Tiembla el infierno, y huye al invocar este santo nombre, según aquello que dice el Apóstol: “Al nombre de Jesús se doblará toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los infiernos” (Fl. 2,10). El que es tentado y llama a Jesús, no cae, y quien siempre le invocare no caerá y se salvará (Sal. 17,4).

    Saludos. Paz y Bien.

  6. El Padre Macario dijo que todo combate del hombre tiene lugar en los logismoi. Según palabras de Teófano, los logismoi, es decir, los pensamientos, los impulsos, las pasiones, los vicios, son la hueste con la que el monje debe luchar a brazo partido, pero entrando en combate “con conciencia”. Los Padres del desierto eran monjes psicólogos, que entraron en el estudio del misterioso corazón humano, y cultivaron una psicología experimental, como medio para conseguir la diácrisis, o discernimiento de espíritus y la purificación del corazón, llegando a poseer un profundo conocimiento de la persona. Se trataba de prepararlo para recibir el Paráclito, la fuerza de Dios, el don del Espíritu.

  7. Otra forma muy simple y práctica es ordenarle con mucha autoridad y en voz alta si se puede:
    ¡¡¡SILENCIO Y FUERA DE AQUÍ!!!

  8. El franciscano errante dijo:

    Efectivamente,es el mismo consejo que me da a mi mi Director espiritual.Él me lo pone de una manera más contundente y graciosa:¨Cuando te sientas tentado,dile al Demonio que SE VAYA AL RÍNCÓN¨.Es una formaquizas,demasiado simple y sencilla,pero que a mi me ha dado un magnífico resultado.La recomiendo sinceramente.

  9. HNO.BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, EXCELENTE INVITACION PARA ESTAR ATENTOS AL ENEMIGO…BENDICIONES

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s