Dios, único sostén del hombre

Nuestro leal Dios permite que sus amigos a menudo sucumban a sus flaquezas únicamente para que carezcan de todo sostén que les permitiría reclinarse o apoyarse.

Pues, a un hombre amante le daría una gran alegría poder hacer numerosas y grandes cosas, ya sea con vigilias, ayunos u otros ejercicios, y con cosas especialmente grandes y difíciles: todo esto da gran alegría, apoyo y esperanza de modo que sus obras le brindan sostén y apoyo y confianza.

Justamente esto se lo quiere quitar Nuestro Señor y quiere ser, Él solo, su sostén y confianza. Y la única razón por que procede así, reside en su pura bondad y misericordia. Pues, fuera de su propia bondad no hay nada que lo mueva a Dios a hacer ninguna obra; nuestras obras no sirven en absoluto para que Dios nos dé o haga algo.

Nuestro Señor quiere que sus amigos se desprendan de semejante sostén y por lo tanto se lo quita para que Él solo sea su sostén. Pues quiere darles algo grande y quiere hacerlo puramente por su libre bondad; Él habrá de ser su sostén y consuelo y ellos deben descubrir y considerar que son pura nada en medio de todos los grandes dones de Dios.

Porque, cuanto más desnudo y libre sea el ánimo que se abandone a Dios, siendo sostenido por Él, tanto más hondo será colocado en Dios el hombre y será susceptible de hallar a Dios en todos sus preciosísimos dones. Pues el hombre ha de confiar sólo en Dios.

“Pláticas Instructivas” ‒nº 19‒ Maestro Eckhart

Esta entrada fue publicada en Extractos de Sabiduría, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Dios, único sostén del hombre

  1. Gabriel Muriel dijo:

    Sòlo en Tí ,Señor,hayamos el descanso…sólo en Ti….

  2. mónica dijo:

    “Somos nada y TÚ eres Todo.”
    Creo Señor pero aumenta mi fe.
    Bendiciones.

  3. Frederico dijo:

    Creo que esto se entiende mejor cuando sucumbimos a las flaquezas. Es en medio de la caída puedo entender mejor toda la verdad aquí expresada. Es una gran gracia!
    Un Abrazo en Cristo

  4. Fanny Trombotto dijo:

    “Nuestras obras no sirven en absoluto para que Dios nos dé o haga algo”.
    Debemos trabajar para la obra de Dios de forma totalmente desinteresada porque no nos bendecirá Dios por ello. ¿Es así? ¿La ayuda al prójimo debe surgir por pura bondad, como en Dios? Entonces, cómo se entiende ésto de que “lo que hiciste por el más pequeño de mis hermanos, lo hiciste conmigo”
    Bendiciones.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s