Cristo Rey

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, Señor, para que te acuerdes de él, el hijo de Adán, para que te ocupes de él?

Lo hiciste poco menos que Dios, lo coronaste de gloria y dignidad; le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies [Salmo 8]

Señor,  ¿qué es el hombre para que te fijes en él?, ¿qué los hijos de Adán para que pienses en ellos? El hombre es igual que un soplo…[1]   [Salmo 143(144)]  

Jesús ante Pilato

-Aquel día, el de la inauguración primera, cuando la creación andaba de estreno, Dios nuestro Padre nos había concedido el mando sobre las obras de sus manos, cual vi-reyes suyos, ya que todo quedaba sometido a nuestros pies. ¿Qué ocurrió para que los hijos de Adán y Eva nos viéramos convertidos en un soplo, apenas una sombra que pasa?

–Aparecieron la rivalidad, la envidia, la sed de dominio, de poder… ‘Soplo’ en la lengua materna de Jesús suena  ‘Hebel’,  nombre dado a Abel, el hijo de Adán y Eva, cuya sangre fuera derramada por su hermano Caín, que transformó su vida en un ‘soplo’, apenas una sombra, una nada.

-Comprendo: en lugar de ponernos contentos con el regalo que nos había hecho el Señor al ponerlo todo en nuestras manos,  se nos fue todo de las manos cuando quisimos adueñarnos de lo gratuitamente recibido.

–¡Lamentablemente así es! La historia se transformó desde entonces en una serie de crímenes y violencias donde cada reyezuelo, cada manda más, urde intrigas y conspiraciones, llegando, si se hace necesario, a derramar sangre con tal de mantenerse a flote. Orgullo construido sobre la humillación, aplastando y pisoteándolo todo y a todos.

-¿Entonces la realeza de Jesús, el Nazareno, no es como las demás?

–¡Clarísimo! ¡Imagínate! ¡Por algo prefirió derramar la propia sangre en beneficio de los demás para ir edificando su Reino de justica, amor y paz!

-¡Ahora comprendo por qué uno de los nombres que san Pablo le da a Jesús es el de Abel!

–¡La verdad que en mi Biblia jamás tropecé con semejante afirmación!

-Cómo que no: acaso no dice Pablo, en el conocido himno de la carta a los filipenses, que el misterio de Jesús estuvo en no haber pretendido retener celosamente su igualdad con el Padre, sino que al revés de Adán, se anonado, se hizo una nada, un soplo, siendo en realidad más Abel que Abel.

–¡Realeza más rara y paradojal la de Jesús que vino a servir y no a ser servido!

-Sólo un amor extremoso y estremecedor hace cosas semejantes, por eso antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, Él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. 

Durante la Cena,…, sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios,  se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.

–Entonces, si Jesús se inclina ante nosotros, para lavarnos los pies,  tú, yo, nosotros ¿somos reyes?

-Sólo si comprendimos que en cristiano “servir es reinar y reinar es servir”. Lo decisivo está en vivir la realeza al estilo Jesús…, sirviendo, dándose, derramándose y no acumulando, aplastando,  usufructuando  del sudor, lágrimas o sangre de quienes nos rodean…

[1] Elevación sobre la Palabra en la fiesta de Jesucristo, Rey del universo: 25 de noviembre 2012.

pmaxalexander@gmail.com

_______________________________________

Pulsa aquí si deseas comentar

                                                                                                        Links de hoy:

Eremitorio Lavra de Jerusalen

El monje que quería ir a Tierra Santa

Esta entrada fue publicada en Lectio divina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cristo Rey

  1. Anónimo dijo:

    buena tarde cristo rey nos invita a la santidadpor eso salud paz bien y prosperidad para todos yo guillermo leon vanegas zapata de 47 años desea ser monje por la edad no me aceptan alguien que me oriente que hacer mi celular 3127134136 mi correo aguilavanegas@hotmail.com

  2. Miguel de Gálata dijo:

    Que difícil se hace pensar que nuestro Dios, Señor del Universo se dirija a nosotros, nos permita de esa forma tan magnánima sentir su santa presencia. Nuestra vida sólo alcanzará su cenit cuando se reuna con su Creador: “Ven, muerte, tan escondida, que no te sienta venir, porque el placer de morir, no me vuelva a dar la vida” (Santa Teresa de Jesús). Y es que es el día de Cristo Rey, del único Rey.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s