Acerca del pensamiento IV

“…el aliento sagrado que mana y vive en todo y en cada instante”.

Viene de un post anterior

¿Cómo hacer para acercarse a esa experiencia de vivir en la presencia de Dios o a ese estado en el cual se percibe lo sagrado en lo cotidiano?

Antes de percibir la divina presencia en todo, es necesario advertirse a uno mismo en el momento actual. Darse cuenta de la propia presencia.

La atención es la herramienta que recomiendan ya los padres del desierto desde antiguo y que uno mismo puede comprobar como esencial a poco de iniciar estos trabajos.

Así como sin la gracia no se puede nada; en lo que concierne a la participación personal en estas tareas de elevación del alma, sin atención no hay ningún avance.

Se utilice un método u otro de oración, más allá de las variaciones en la ascesis personal o de la situación de vida, la atención es el aporte que podemos hacer y está en nuestra mano para facilitar y abrirnos a la llegada del Espíritu.

Si tú me preguntas por dónde empezar, te digo que por un hacer muy particular.  Aquél al que nos referíamos en su oportunidad en la 3° carta sobre la oración de Jesús.

Hacer bien algo, cualquier cosa de que se trate. Para efectuar con corrección una tarea determinada es imprescindible estar presente uno mismo. Ser consciente de lo que se está haciendo. Es decir un estarse en eso y no con el ansia en otra parte o en el momento que sigue.

Es un modo de tomar a la acción como oración. Un ponerse en particular disposición a fin de efectuar un trabajo impecable, sin error o con el mínimo error posible, ya que sabemos que a nuestra naturaleza le resulta esquiva la perfección.

Cuando uno era joven e iba a salir en plan de divertirse, todos recordaremos, había una preparación muy especial que se efectuaba, más allá de cuestiones de género. Toda una tarea de ponerse lo mejor posible. Uno se duchaba, se cambiaba, se perfumaba… a estas alturas da risa, pero es la verdad. Un deportista antes de la competencia actúa de modo similar. Realiza tareas pre competitivas, se pone en posición, entrena los movimientos etc.

A mí me ha servido eso muy especialmente, ese prepararse previamente a una acción determinada, como acercamiento a la experiencia de percepción de la presencia.

Por especial recomendación de Padre Valentín, escogía una actividad y la transformaba en ceremonia y ofrenda. Me conectaba mediante ella a un sentimiento de unción y reverencia.

Sin duda que la iconografía, la cerámica, tareas de precisión o artísticas sirven y facilitan esta conexión, pero cualquier menester permite introducir esta especie de “valor agregado” que surge mediante la atención y se consuma en la actitud de oración.

Pues si barres el cuarto, lo harás sin dejar rincón descuidado. Tratarás de estar en buena postura mientras te mueves, procurarás no levantar  tierra en el ambiente, recoger bien lo barrido… hacer sin prisa, estando en aquello en lo que estamos. No con la mente en otro sitio, como si hubiera en algún lugar algo de mayor preferencia.

La prisa siempre indica la falta de atención a uno mismo y a lo que lo rodea y por lo tanto es imposible que en esa situación mental nos demos cuenta del aliento sagrado que mana y vive en todo y en cada instante.

La mejor recomendación que puedo dar para que quién se siente ajeno a la experiencia de Dios en lo cotidiano se aproxime a ella, es esta: Olvide todo y dispóngase a hacer algo lo mejor posible, sin apuro, con el mayor amor que encuentre en sí mismo, con una completa dedicación al instante de la tarea.

Esto es poner toda la atención en ese momento. Implica una postura corporal correcta y adecuada a la actividad de que se trate; una respiración profunda y tranquila; una actitud sosegada sin ansia de terminar, ha de tomarse a la actividad como un fin en sí misma. En la mente, nada que no sea la tarea o, si la índole de esta lo permite, la oración de Jesús como fondo en el cual hacemos lo que hacemos.

No importa en ese momento como juzgue la marcha de mi vida. No importan mis fracasos, ni los errores o caídas, ni tampoco existe aquella cosa que me preocupa de un futuro que imagino con temor. Importa la ofrenda que ahora voy a hacerte Señor, de una actividad sin mancha. O, en todo caso, este intento que te doy anhelando el bien hacer.

Dios se percibe más fácilmente cuando uno se entrega. Y si hay divagación no hay entrega. Cada vez que divago me doy cuenta de que no estoy con la atención dispuesta y confiada. Debo volver a ella. Porque si no estoy atento, no percibo la presencia que busco.  

Lo divino está en nosotros y fuera de nosotros, pero nosotros estamos en otro lado, por lo general en secundariedades. No es extraño entonces que nos pasemos buscando a Dios de un lado para el otro, sin nunca estar satisfechos del todo.

Él nos es más cercano e íntimo que nuestro propio corazón, pero nosotros estamos convencidos de que encontraremos la felicidad en aquello o en eso otro, o en lo de más allá; tenemos tremenda fe de que cuando consigamos estabilizar tal situación, o comprar tal cosa, o modificar tal otra, allí si nos será posible algún otro tipo de experiencia.  Vivimos ilusionados con espejismos vanos.

¿Dónde está Dios? Allí donde no están tus divagaciones. 

Continúa en próximos posts

______________________________________________

Pulsa aquí

si quieres comentar el texto

Esta entrada fue publicada en Intercambio y consultas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Acerca del pensamiento IV

  1. El franciscano errante dijo:

    Hermanos Miguel de Gálata y Esteban Tucumán:Todo lo que nos pase es por permisión divina.La fórmula es ver en todo LA PROVIDENCIA.Dios nos ama acada uno mñas de lo que n os amamos nosotros mismos.Hay que tener siempre presente que:¨Ni un solo cabello de vestras(nuestras) cabezas caerá ……¨.Al pensar así,caminaremos a la PERFECCIÖN.

  2. El franciscano errante dijo:

    Señor,recordando las palabras del Apostol,quisiera que fueran en la práctica:Ora comáis,ora durmáis,ora riais ora lloréis,hacerlo todo en el NOMBRE DEL SEÑOR.Así,estoy seguro queviviremos un cielo anticipado en la tierra,puesto que ya Te poseemos y Tu nos posees a nosotros.!Que maravilla!

  3. Pingback: Acerca del pensamiento V | Hesiquía blog

  4. fernando del santo nombre dijo:

    No dejen de publicar textos de este tipo. Son formación y conocimiento para saber por donde guiarse, para saber como funciona nuestra mente, nuestro corazón. Les propongo que nos formen
    Dentro de sus posibilidades sobre estos temas, es fundamental saberse conocer, que son los sentimientos, las percepciones, los pensamientos, como nos influyen, nos afectan…..

    Gracias hermanos

    Oraciones

  5. Segura,Miguel Ángel. dijo:

    Es muy bello , el estar solomente en Dios y con una !Determinada , Determinación” la de Santa Teresa de Ávila, en permanecer en se diálogo con el Señor y con toda la naturaleza ,en la cual nos incluimos,el Silencio.En el Silencio puedo escuchar la voz de Dios , cuando Él quiera, como quiera, y lo que quiera, de mí.”Espera en Señor,sé fuerte,ten valor.Espera en el Señor”(parte del Salmo 26 creo).Bendiciones.

  6. Miguel de Gálata dijo:

    Cada persona tiene su pequeño corazón y si somos capaces de acercarnos a un enfermo y que nos cuente su mundo, de hablar con los compañeros de trabajo sin saltar de un tema a otro, y sin jactancia, de hacer cada labor con minuciosidad, algo maravilloso brota en nosotros mismos. Y entonces vemos que en cada situación está Cristo y cuánto podemos aportar con el simple hecho de oír con atención. Durante un tiempo no podía soportar esto sin proponer soluciones inmediatas. Luego aprendí que sólo tengo que oír y que los problemas los resuelven otros, o el OTRO, como Él quiere, con esa mezcla de justicia y de misericordia. Cuando salí del trabajo he comido de los frutos del bosque, como aprendí siendo soldado, mientras paladeaba la oración de Jesús con un tosco rosario hecho con las cuentas de un servilletero. Luego un trozo de pan y hoy -quizás mañana no sea así-me doy cuenta de los infinitos dones, como este día claro, que recibimos a cada instante.
    Un saludo en el Santo Nombre de Cristo.

  7. Miguel de Gálata dijo:

    Sí, claro, la atención en el momento sin otra perspectiva que Cristo y la Oración de Jesús.Es algo en vedad santificante ¿Y cómo reaccionar cuando sufrimos la opresión de un Estado autoritario y satánico que favorece el aborto y el desarrollo de la pobreza, la injusticia?

  8. esteban tucuman dijo:

    Q hermoso texto,q profundo,pero q camino dificil ser laico contemplativo cuando se tiene esposa,hijas adolescentes y varias horas de trabajo. Bendito sea Dios

  9. Maite Martín dijo:

    Hacer las cosas con un sentimiento de unción y reverencia…
    cuanto bien desprenden estas palabras para mi hoy.

    Gracias, gracias y gracias
    bendiciones para las personas que oran así y nos acercan a El.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s