Examinarnos a nosotros mismos

Que nuestra atención se haga oración

“Es un gran bien, para no pecar y no caer en los mismos pecados al día siguiente, el examinarnos a nosotros mismos y en nuestra conciencia al final del día, es decir nuestras acciones, cuales pecados hemos cometido y lo que hemos obrado con justicia”. 

Presb. Hesiquio

Carta a Teódulo en Filocalía

_______________________________________________________

Comentario

Como bien decía Heraldo en su comentario al post anterior, se trata de no hacer cosas que perjudiquen nuestro intento de oración continua. Cada acción puede ser oración y también una preparación para la oración que haré posteriormente en la capilla o en mi habitación.

Entender el día como una escala ascendente puede ser muy útil. Tratar de algún modo de ir acumulando oración, deseo de Dios, fervor en la fe. Y esto se hace con acciones concretas, con un modo de hacerlas ante la Presencia de Dios, recordándole mientras efectuamos nuestras tareas.

Ejercicio

Bueno, es importante cuando nos planteamos hacer un ejercicio determinado evaluar, de otro modo no se aprende sobre si mismo y la propia conducta. ¿Cómo trato a los demás en general? ¿Y particularmente en la jornada de hoy?

Algunos elementos que aportan a la revisión:

¿Me ubico íntimamente por encima de los demás? Los considero equivocados, injustos, vanos o los juzgo en algún sentido.

¿Miro a los demás en función de lo que me pueden dar o en cuanto me pueden servir para algún propósito?

¿Que aporto a los ámbitos en los que me muevo? ¿Genero confianza, entusiasmo, tolerancia, doy aliento, destaco lo positivo y abro posibilidades ante los obstáculos?

Herman@s, estos son solo algunos puntos de vista que pueden usarse para evaluar nuestra relación con el prójimo. Pueden utilizar los que prefieran. Es necesario que tampoco nos reprochemos con dureza nosotros mismos. Simplemente observar lo que sucede y poner lo mejor para convertir las situaciones en coherencia con el Evangelio.

Recomendamos: Mateo 22, 36 – 40

_____________________________________________________________

Pulsa aquí

para comentar

Link recomendado:

En un día triste

Esta entrada fue publicada en La oración de Jesús, Trabajo en torno a Filocalía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Examinarnos a nosotros mismos

  1. Humberto Elizalde Ordoñez dijo:

    Siempre hay que ponerse a los pies del crucificado para descargar todos los agobios del dia a dia esta pagina me permite mantener con claridad mi vocacion y las reflexiones del examen de conciencia es un paso para continuar en el proceso del querer estar bien. Bendiciones a todos

  2. BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, UNA OBSERVACION NECESARIA, LA DE REVISAR EL FINAL DE CADA DIA EN NUESTROS ACTOS, BENDICIONES

  3. JUAN JOSE dijo:

    Gracias por seguir siendo luz para nuestra alma.

  4. Blanca dijo:

    La auto observación es el modo de conocernos, y a partir de eso ser humildes. No se trata de corregir un determinado error o defecto a partir de acciones, que se pueden realizar y es bueno, porque eso muchas veces se queda en la superficie, y entonces, como la raíz del error no se conoce ni se comprende, el “pecado” sólo cambia de forma. La auto observación es mirar en nosotros de modo más profundo. Las raíces de todo en nosotros son siempre nuestras carencias. Son auto compensaciones la mayor parte de las veces. Descubrir la raíz es liberador, y dejarla al descubierto de nuestros “ojos”, para que Jesús, en quien confiamos, haga en nosotros y con nosotros Su obra, y no la nuestra. Salir de nosotros mismos, porque si nos quedamos en nosotros sólo cambiaremos una cosa por otra. Un saludo a todos.

    • Carlos R. dijo:

      Blanca. Me parece muy acertado su comentario, pero me parece dificil escarbar en nosotros miamos para buscar raices. Es casi tarea de psiquiatra o estoy exagerando. Creo que solo la mano de Dios puede mostrar lo que nos hace pecar y solo el puede llevarnos de la mano para sanarnos.

  5. rosa de María dijo:

    Estimados Hermanos, comparto algo que alguna vez me dijo mi confesor: primero has de poner lo bueno que hiciste (entre una confesión y la otra) y luego pones todo lo malo que hiciste, después miras un poco qué hiciste más lo bueno o lo malo, posteriormente mirando hacia lo malo te preguntarás te pones un propósito de combatir una de esas cosas malas que has hecho para que no la vuelvas a hacer, porque no puedes luchar con todas a la vez porque te vencen, tienes que luchar con una y luego con otra y así sucesivamente.
    Invocando el Santo Nombre de Jesús un saludo

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s