La huella de la voluntad de Dios

Del día 29 –

“Aprendamos pues a reconocer en lo que ocurre en cada momento la huella de la voluntad de Dios y de su Nombre adorable.

Este Nombre es infinitamente santo.

Es pues justo bendecirlo, tratarlo como una especie de sacramento, que santifica por su propia virtud a las almas que no le oponen obstáculo.

… nada hay de pequeño en nuestros momentos, pues que todos ellos encierran tesoros de gracia, un alimento digno de los ángeles.

…¡Precioso momento, cuan pequeño eres a los ojos comunes y cuan grande a lo ojos iluminados por la fe!

…Todo lo que viene de allí es muy excelente. Todo lo que de allí desciende lleva el sello de Dios.

Quiero encerrarme en el único asunto del momento presente, para amarte, para cumplir mis obligaciones, y para dejarte obrar”.

del “Tratado del Santo abandono a la Providencia divina”

J.P.  de  Caussade, SJ

Apostolado de la oración – Argentina 1986

Colección Manresa vol II / de pags.  54 /62

___________________________________________________________

P u l s a   a q u í  

p a r a   c o m e n t a r

Esta entrada fue publicada en Ejercicio espiritual, La oración de Jesús y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.