Día 24 – Hacia la dicha inefable

Icono de San Juan Crisóstomo

Ejercicio espiritual sobre “El peregrino ruso”

Para el 14 de septiembre

” … Tenía un libro excelente de Gregorio Palamas sobre la oración de Jesús. Lo leía casi de continuo y hacía un poco la oración. 

El ruido que armaba el chico me resultaba muy desagradable, y ninguna medida ni castigo alguno conseguían de él ninguna enmienda. Acabé por inventar un medio: le obligué a sentarse en el cuarto en un banquito pequeño y a repetir allí la oración de Jesús.

Al principio esta medida le resultaba tan violenta que, para no cumplirla, callaba. Mas para obligarle a ejecutar mi orden, llevé unas varas a casa. 

Cuando él rezaba la oración, yo leía tranquilamente, o escuchaba lo que él decía; pero en cuanto se callaba, yo le mostraba las varas, y temblando de miedo comenzaba de nuevo el rezo.

Esto me hacía mucho bien porque por fin en mi casa comenzaba a haber calma y silencio. Pasado algún tiempo, pude ver que ya no era necesaria la amenaza de las varas:  ejecutaba mi orden con gusto y mucha alegría; más tarde, su carácter cambió completamente; empezó a ser suave y tranquilo y cumplía mucho mejor con los trabajos domésticos.

Yo me alegré mucho y empecé a darle mayor libertad. ¿Cuáles fueron los resultados? Pues que se habituó tan bien a la oración que la repetía sin cesar y sin que yo tuviera que obligarle a ello en modo alguno.

Cuando le hablaba de ello, me respondía que sentía unos deseos irrefrenables de recitar la oración.

»—¿Qué sientes cuando rezas?
»—Nada especial; pero me siento bien cuando rezo la oración.
»—¿Pero cómo, bien?
»—No sé cómo explicarlo.
»—¿Te sientes alegre?
»—Sí, me siento alegre…

¡Dios de bondad!, me dije yo. ¡Qué maravillosos efectos del poder divino se descubren por esta oración! ¡Qué edificante y profundo es este relato; las varas enseñaron la oración a ese muchacho y le dieron la felicidad!

Las desgracias y tristezas con que nos encontramos, ¿qué otra cosa son sino las varas de Dios? ¿Por qué temer, pues, cuando la mano de nuestro Padre celestial nos amenaza con ellas?

Él está siempre lleno de infinito amor para con nosotros, y estas varas nos enseñan a orar con mayor fervor y nos conducen a la dicha inefable…”

del 4° relato en “El peregrino ruso”

_________________________________________

Breve comentario y ejercicio

Estimad@s en Cristo Jesús.

A partir de mañana, vamos a ir agregando algunos párrafos que nos parecen de mucho interés de los últimos tres relatos del peregrino ruso. Son escritos unos años después, al parecer por un staretz del monasterio de Optino, que fue el lugar en el que se alojó y, al parecer, terminó sus días el peregrino. 

El ejercicio que os sugerimos para hoy es el de la práctica de la presencia de Dios especialmente en una actividad concreta que elijamos.

De entre todas nuestras actividades, elijamos una y apliquemos allí el mayor esfuerzo de atención para permanecer en oración incesante y, a la vez, tratando de hacer esa actividad en el sentimiento de Su presencia.

Hay varios textos que pueden servirnos y que tenemos a mano para apoyarnos en esta tarea, a los cuales iremos enlazando debajo.

Los días que quedan, nos centraremos en esto: Acostumbrarnos cada vez más a la oración de Jesús como apoyo para vivir en la presencia divina.

¿Que es vivir en Su presencia? ¿Cómo se manifiesta en lo cotidiano? ¿Cómo se manifiesta en mi particularmente?

Trataremos juntos de avanzar en esos interrogantes. Un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.

La práctica de la presencia de Dios

Pulsa aquí para comentar

_________________________________________

Links:

Monasterio Católico Bizantino

Fraternidad Sta. María del Encuentro

La Exaltación de La Cruz

Esta entrada fue publicada en Ejercicio espiritual y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Día 24 – Hacia la dicha inefable

  1. José A. dijo:

    Creo que es muy interesante hacer de la oración de Jesús el sustento de la presencia de Dios. Que el Señor nos permita avanzar en su presencia.

  2. cristina dijo:

    que bueno es disfrutar de lo que hacemos con amor y entrega…la oraciòn nos ayuda…para que podamos dar y dar con el amor y la alegrìa.

  3. Anónimo dijo:

    Conseguir vivir en la Presencia de Dios, es lo más grande que nos puede suceder porque es vivir con El cada segundo del día. Vivir la Presencia es un don de Dios, pero este ejercicio de la
    oración de Jesús nos puede ayudar bastante.¡Muchas gracias!
    Bendiciones!!!

  4. Marcia dijo:

    En este mundo en el que actualmente vivimos es muy dura la vida y necesitamos de estas varas y experiencias para poder llegar y acercarnos mas a Dios, a veces nos toca saborear el trago más amargo de la vida y es muy duro y para ello hay que estar preparados y no solo buscar a Dios y a su Hijo Jesucristo cuando necesitemos ayuda sino hay que tenerlo ya en nuestro corazon, mi Madre a mi tambien me enseño las varas de pequeña y ahora le estoy agradecida.

  5. Manuel del hermano Rafael dijo:

    Sentir la presncia de Jesús en mi ,pero también en los hermanos ya que Jesús lo repetía siempre Amaos Unos a Otros; si no pongo amor espiritual en mi vida de que me serviran hacer ejercios, oracióm si tendré mucha fe pero si no tengo caridad no tengo nada, por eso debo tratar por todos los medios de lograr tener más caridad y amor espiritual para con todos mis semejantes incluso con quien no nos quieren bien y trata de hacernos daño ya que estos son tambien mis hermanos, y Jesús dijo que debiamos amar y perdonar incluso a nuestros enemigos,
    si hago esto por lo menos lo intento todos los días un poco más estare tratando de entrar en la presencia de Jesús y vivir con ël eternamente

    Manuel del Hermano Rafael

  6. mirta erika dijo:

    En realidad si todos tuvieramos en cuenta de poner amor en todo nuestro actuar diario el mundo sería diferente, pero como los cristianos no debemos estar constantemente quejandonos sino que mostra con el ejemplo el inmenso ” Amor que Dios nos ha dado”, sirvan estos ejercicios para penetrar más en el interior, conocer más a Jesús y logra invocarle todo el día, de repente alguien dira ” te vez diferente, ¿qué tienes, o que haz hecho para estar así?”, entoces responder ” el dulce nombre de Jesús”, esto me paso hace poco, lo comparto con Uds, despuez de reflexionar y decir ” gracias Padre Dios, porque tus planes son maravillosos, siempre pones las circunstancias, las personas, etc, para que se haga tu voluntad, pero me das la libertad para decir si Padre, aqui estoy”

  7. María Soledad dijo:

    Gracias,vivir en la presencia de Dios, la oración de Jesús me ha ayudado a descubrir como mi vida esta envuelta en su presencia, descubrir que ÉL es el eterno presente, gracias por darnos a conocer su amor misericordioso a través de la oración de Jesús, un saludo fraterno.

  8. Ismeria dijo:

    Para mi la presencia de Dios es la presencia de Cristo. Y no puedo sentir esa presencia si no lo amo y no lo puedo amar si no lo conozco.
    Para conocerlo cada día más, Lo busco en el Evangelio, en los textos de los Santos Padres y Madres, en la Eucaristía, en la Adoración al Santísimo, en las vidas de los hombres y mujeres de Dios. Ellos son los que me devolvieron la fe hace mucho tiempo, porque vi que ellos transparentan esa presencia.
    Ahora la busco en mi corazón, sé que está ahí, que se me da con cada latido. Y cada invocación del Nombre me invita a degustar en mi corazón el espíritu de ese Jesús que voy conociendo.
    Cada día te tengo un poquito más cerca mí, nunca me abandones, Señor.

  9. stella dijo:

    Vivir en su presencia es estar en sintonia con EL,con su PALABRA,vivenciando la oracion de jesus lo mejor que pueda.En lo cotidiano para mi se manifiesta en todos los aspectos de la vida siempre y cuando estemos en su presencia,estando en el presente ante su mirada. Pienso que a mi se manifiesta cuando tengo esa paz que solo EL la da, pero estando en gracia, confesion, sacramentos, tratar de tener la conciencia limpia,comprension a mis hermanos, creo que con todo esto, mas su gracia y esforzandome en practicar,”JESUS TEN PIEDAD DE MI”, ahi empieza mi corazon a inflamarse de amor al SEÑOR y demas…Gracias por ofrecer todo esto que hace tanto bien..bendiciones..

  10. Blanca dijo:

    Descubrir a Dios presente en nuestra vida, en todo, fuera y dentro de nosotros, es de verdad un motivo de alegría. La oración nos va conduciendo a esto, siempre que nuestro deseo vaya de verdad en esa dirección. La cuestión está en querer. Ocurre que muchas veces queremos esto, pero también queremos otras cosas que son pasajeras o que no colman el profundo anhelo que Dios puso en nosotros. No son a lo mejor cosas ilícitas, sino pequeñas cosas de todos los días, como por ejemplo, que nos salga bien determinada cuestión, que podamos realizar aquel propósito, que determinada persona tenga con nosotros la actitud que esperamos, etc, etc. Son quereres que si se anteponen al deseo de Dios, de simplemente Él, por Dios mismo y no por lo que nos pueda dar, sin esperar nada, entonces ensombrecen el camino. Purificar el querer, para que sea Él mi único anhelo en cada momento. La alegría está al alcance de todos, y tenemos los medios para descubrirla. Seguimos adelante en estos ejercicios. Un saludo a todos.

  11. CARLOS HORACIO dijo:

    gracias a ustedes por todo esto…y al señor por haberme guiado a esta paguina que sigo , desde hace ya unos meses , y tanto alimenta mi fe..!!

  12. esteban tucuman dijo:

    orar a partir de la amenaza y el temor? y obligado por alguien que quiere “sacar provecho para estar tranquilo“?

    • Hola Esteban.
      Entiendo a lo que aludes y también lo pensamos al elegir el párrafo. Pero sucede que hay que tener en cuenta el contexto histórico del personaje que habla (habituado al servicio doméstico y a que a los niños era normal guiarlos en base a la amenaza) hoy por supuesto, nos escandalizamos de ello.
      Hemos puesto la mira en ese párrafo atentos a lo que la oración de Jesús provocó en el niño, (esa afición que lo hizo buscar el silencio) y hemos dejado lo otro para la anécdota.
      Sin embargo, al margen de lo anterior, te comento que en mi vida, varias veces he tendido a “descarrilarme lejos” del camino de Dios y que ciertos hechos aparentemente fortuitos (hoy veo que fue la acción de la Providencia) me trajeron, a veces por temor, de nuevo al camino. Quiero decirte… Dios me mostró varias veces las varas y hoy le estoy agradecido. Pero claro, son experiencias subjetivas y por cierto discutibles. Te mando un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.

      • esteban tucuman dijo:

        Gracias herman@ Esta fratermidad virtual,el comentario y experiencia de mis hermanos,lo vivo como una gran experiencia eclesial,siento unidad entre nosotros

  13. uno mas dijo:

    En España ya habia realizado entonces Recaredo, hermano de San Hermenegildo, conversiones “católicas”, como “el peregrino”. Posteriormente Isabel de Castilla tambien hizo ese tipo de “apostolado”

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s