Día 15 – ¡Dios mío, qué misterioso es el hombre!

Madre Teresa de Calcuta

Ejercicio espiritual sobre “El peregrino ruso”

Para el 5 de septiembre

Caminé durante mucho tiempo, y recorrí muchas regiones antes de llegar a Irkutsk.

La oración espontánea de mi corazón me sirvió de consuelo durante todo el camino, y nunca dejó de alegrarme, si bien de diversas maneras; en ninguna parte, ni en momento alguno me fue impedimento para ninguna cosa, y nada la pudo tampoco disminuir.

Si trabajo, la oración opera sola en mi corazón y realizo mi tarea con mayor ligereza; si escucho o leo alguna cosa con atención, la oración no sufre interrupción, y voy sintiendo a la vez una y otra, como si estuviera desdoblado o como si en mi cuerpo trabajaran dos almas. ¡Oh, Dios mío, y qué misterioso es el hombre!…

Así me vi de nuevo caminando por el camino solitario, y me sentía tan ligero como si de mis hombros hubiera caído una pesada montaña. La oración me consolaba cada vez más.

A veces mi corazón hervía en un infinito amor a Jesucristo; y este hervor maravilloso corría en oleadas bienhechoras por todo mi ser.

La imagen de Jesucristo estaba tan fuertemente grabada en mi espíritu que, al pensar en los hechos del Evangelio, me parecía como si los contemplase con mis propios ojos. Esto me emocionaba y lloraba de alegría, y en algún momento sentía en mi corazón una felicidad tal que no acierto a describirla.

del 2° relato en “El peregrino ruso”

_________________________________________

Breve comentario y ejercicio 

Estimad@s en Cristo Jesús.

Sería bueno si pueden leer hoy el tercer relato de “el Peregrino ruso” que es breve.

Muchas gracias por los comentarios contando sus dificultades con la práctica de la oración de Jesús, trataremos de agregar respuestas, posts y/o artículos referidos a los temas que se han planteado.

Igualmente si uds. tienen algún material de interés que quieran aportar envíenlo al correo del blog que lo pondremos como enlace para que esté disponible para tod@s.

Os proponemos también un simple ejercicio:

Tratemos de tomarnos dos o tres minutos solamente, por ejemplo a mediodía, al atardecer y al ir hacia el descanso nocturno y busquemos motivos para agradecer… para dar gracias a Dios.

No lo hagamos un acto formal, porque se supone que debemos dar gracias a Dios por todo lo que tenemos, sino que verdaderamente, busquemos en eso que vivimos en las horas que antecedieron, algo por lo cual sintamos agradecimiento.

Y si no lo encontramos o si no aparece el sentimiento genuino, tomamos nota de ello y en todo caso lo comentamos también. Todo sirve para el crecimiento de la oración del corazón.

Un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.

_________________________________________

Pulsa aquí para comentar

Links:

Sitio oficial de Misioneras de la Caridad

Indice de blogs católicos

A la luz de la palabra

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual.
Esta entrada fue publicada en Ejercicio espiritual y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Día 15 – ¡Dios mío, qué misterioso es el hombre!

  1. José A. dijo:

    para mi, ahora mismo, la oración de Jesús está siendo una verdadera tabla de salvación. Cuando estoy muy cansado solo pronuncio el nombre de Jesus insistentemente. Cuando estoy en alguna actividad o haciendo ejercicio: Kyrie eleison-Kriste eleison, Me da la impresión de que esto es un vestigio de la oracion de Jesus en la liturgia ordinaria y por ultimo: cuando dispongo de mas tiempo y ganas: Jesus hijo de DIos, ten piedad de mi pecador. No se si por ahí ando bien.
    Gracias y que DIos les bendiga.

  2. Es muy común que tomemos como natural y merecido todo cuanto tenemos y gozamos, al menos yo soy así. Pero todo es un don de Dios, todo es una dádiva de su amor infinito. Gracias, Padre amoroso, por todo. “El hombre es todas las cosas: si es que le falta alguna, no conoce por cierto él mismo su riqueza.” – Angelus Silesius
    ¡Jesús mío, ten misericordia de mí!

  3. patricia dijo:

    me parece maravilloso tomar un momento para conscientemente agradecer a Dios… un corazon agradecido es un corazon alegre. Alegria de vivir creo que complace a nuestro Padre. 🙂

  4. Manuel del Hermano Rafael dijo:

    Lo siento mucho pero ayer me paso como a la hermana Rosa no he tenido intenet en todo el día por una averia del servidor, y en la zona todos trabajn con ese servidor.
    Hoy tratare de sintetizar lo que tengo escrito en papel.

    Yo trato de perseverar en la oración todo lo que puedo ya que estoy pasando por momentos muy delicados para mi madre con 88 años y muy enferma y casi ciega y solo me tiene a mi. Solamente salgo a la calle tres veces a la semana aprovechando que viene una señora una hora diaria para atenderla aunque gracias a Dios aún se vale por ella misma, pero por las noches me tengo que levantar para ayudarla a ir al servicio ya que se cayo en mayo y tuvo una fisura de pelvis limpia y solamente con reposo y antiflamatorios se le cicatrizo, pero no es la misma de noche se ve que el vertigo que tiene le puede.
    Por eso trato de rezar con todas mis fuerzas y devoción posible, para pedir al Señor, para que me la conserve un día más y por eso hago tantas horas como puedo la oracion de Jesús y trato de perseverar cada día más y más en ella, es más leyendo el mensaje de Rosa hoy hare una media hora más por ese compañero suyo que tuvo ese accidente en casa para que se recupere, y por esa chica que no quiere tomar las medicinas y se quiere morir otr media hora más de la oración e Jesús, y otra media hora más pedir todos los que estamos haciendo estos ejercicios para poder seguir perseverando en ellos y al acabarlos salgamos mucho más fortalecidos en la fe, y con muchas más ganas de seguir rezando la oración de Jesús, que esta nos brote espontaneamente de dentro de nuestro corazón que seamos capaces de orar interiormente la oración de Jesús y trabajar al mismo tiempo sin distrernos de ninguna de las dos cosas de rezar la oración de Jesús y de trabajar a la vez.
    Que Dios os bendiga a todos por el buen servicio que me estais haciendo al mandar vuestros comentarios
    Manuel del Hermano Rafael

  5. rosa de María dijo:

    Estimados en Cristo, yo quería escribir pero me quedé sin internet todo el día y toda la noche de ayer, pero hoy ya tengo. Así que mi mayor problema es que no puedo escuchar a las personas o hablar y hacer la oración al mismo tiempo, porque como dije antes en la basílica no puedo dar 5 pasos de corrido porque viene uno y me dice una pregunta, viene otro y me hace la plática, viene otro y me cuenta sus problemas, viene otro y…. la oración ya la olvidé al tercero o cuarto, eso me pasa todos los días, ya en el camión la retomo, pero si pasó algo muy muy fuerte, la olvidé el resto del día, por ejemplo hoy me han dado la noticia de que el que estaba encargado del sonido (uno de los dos) se cayó en su casa, se le rebentó el pulmón, se le abrió el cráneo y se le astilló, lo operaron para quitarle la astilla y tiene el cerebro inflamado (por lo cual también pido sus oraciones).

    Yo convivía con el casi todos los días, entonces para mí fue una impresión, ahora está en coma y no sabemos si vive o muere. Después de esto viene otra que me cuenta que su sobrina quiere morir y no se toma su medicina, y así ¿cómo puedo perseverar?

    si me platican y en mis adentros voy diciendo la oración, pues cuando me preguntan qué hacer, yo no sé qué decir porque no escuché nada, ahora soy yo la que digo ¿qué hago?

    Muchas gracias hermanitos.
    Invocando el Santo Nombre de Jesús (cuando me acuerdo)

    • Estimada Rosa, una forma que puede servirle, es invocar a Jesucristo justo cuando la requieren, cuando alguien se acerca a preguntarle o a hablarle, ud. en su interior invoque a Jesús en su ayuda y luego concéntrese en la persona, atiéndala que estará sirviendo en ella a Nuestro Señor. Luego, cuando tenga un momento de calma, vuelva a la repetición continuada.
      Igual, al despedir a la persona también invoque a Jesucristo por ambos, por sus necesidades y sufrimientos.
      Seguro que Dios le va a ir generando cada vez más espacios y tiempos de tranquilidad, como le pasaba al peregrino, pero hay que ser pacientes y fortalecernos en los tiempos agitados, para que cuando nos toquen momentos más favorables podamos aprovecharlos bien.

      Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre.

  6. Carlos R. dijo:

    Quizas no sea importante pero, aunque no experimento sentimientos, como lo he mencionado antes, creo que la oracion, aunque no es continua y todavia llena de distracciones, me siento mas sensible al amor de mis seres mas cercanos. Percibo un cambio en la forma como deberia ser mi relacion en familia y como enfrento el dia a dia en mi trabajo. Me siento agradecido, mas lleno, no se como decirlo con palabras. Les pido que oren por las familias que en mi pais hoy sufren por un terremoto que sufrimos.

  7. Mi familia y yo hemos estado pasando un tiempo difícil, pero saco muchas cosas en limpio. Una gran enseñanza. Una invitación a aceptar humildemente que me equivoco, que soy débil, que no soy perfecta. Esos son los actos de humildad que más agradan al Señor. Hemos experimentado en carne propia lo que dice Pablo: “…Todo redunda en el bien de los que lo aman”. Por tanto agradezco a Dios todo lo que me regala: la vida, las cosas materiales, pero más que nada las enseñanzas que me engrandecen a Sus Ojos.
    Un abrazo a todos.

  8. Germán dijo:

    Queridos hermnos en Xto: Me he permitido compartir con Uds. esta pequeño relato acerca de la oración:

    ” Había cierto monje muy piadoso y humilde, que jamás descuidaba sus oraciones, durante el día como al anochecer. Cierto día, después una agotadora jornada de trabajo se acostó rendido por el cansancio y olvidó sus oraciones. A medianoche, sintió que alguien lo zamarreaba y le decía: ¡Oye, levántate y haz tus oraciones! El monje despertó sobresaltado, y grande fue su sorpresa al ver que lo despertaba el mismo demonio. Confundido, el monje le preguntó: ¿Cómo es que tú me despiertas a medianoche para que recordarme que haga mis oraciones? ¿Acaso no siempre estas al acecho para que nos distraigamos en mil cosas y no oremos? El demonio respondió: Es cierto, yo empleo mil artimañas para que no ores y si lo haces, que lo hagas mal, sin embargo he notado en ti una devoción tan profunda, que si olvidas orar esta noche, mañana sentirás una enorme compunción en tu corazón por esta omisión, que a Dios resultará mas agradable pues reconoces tu debilidad con dolor, y eso no lo puedo permitir… Así es que: ¡levántate y haz tus oraciones! ”

    Estoy seguro que a la mayoría de nosotros nos ocurre algo similar: Deseamos orar, sentimos la necesidad de hacerlo, nos arde el corazón por estar en oración, pero por diversas razones no podemos o se nos olvida. Sin embargo esta intención no pasa desapercibida a los ojos de Dios y la valora enormemente, mas aún si sentimos la compunción por el deseo no realizado. Agradezcamos a Dios las lagrimas que nos regala, aun cuando nuestra oración sea imperfecta, el acoge nuestros ruegos cuando “Oramos con nuestra debilidad”.

    Un fuerte abrazo para todos.

  9. Armando dijo:

    Solo la perseverancia, y la gracia de Dios. harán que se enraice en mi corazón la oración de Jesús.

  10. Blanca dijo:

    La vida en sí es un don grandioso, y la actitud de agradecimiento surge desde mi corazón, sin necesidad de palabras, no sólo en aquellos momentos que catalogo como buenos, sino en todos. Porque estoy viva, y eso ya es hermoso. Hoy prestaré más atención a esto.

    Me llama la atención cuando el peregrino dice: “La oración espontánea de mi corazón… nunca dejó de alegrarme, si bien de diversas maneras; en ninguna parte, ni en momento alguno me fue impedimento para ninguna cosa, y nada la pudo tampoco disminuir.”

    Cuando la oración se arraiga en el corazón, nada puede detenerla ni opacarla, nada queda fuera de ella, y no impide ninguna de nuestras tareas.

    Me hace falta seguir perseverando, porque esta sensación me acompaña muchas veces, pero en otras me encierro en mis pensamientos y no la escucho por los ruidos que genero. Lo que va cambiando en mí es que me doy cuenta antes de mi divague y eso es un despertador para que vuelva a repetir la plegaria, cuando me percato de que lo olvidé.

  11. fernando del santo nombre dijo:

    estoy en un dia de trabajo en el que me encuentro triste y nervioso, se me ha ocurrido entrar en la pagina para ver el ejercicio de hoy, rapidamente siento de nuevo repetir la oracion como el peregrino y asi lo voy a hacer. mi trabajo tiene ucha presion y altibajos. Dios les bendiga por esta ahi, por ser su medio

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s