Día 11 – Vigilar la buena semilla

“Dios dispondrá con la tentación el éxito para que podais resistirla…”

Ejercicio espiritual sobre “El peregrino ruso”

Para el 1° de septiembre

“… todos aquellos que se entregan con mayor ardor a la oración están más expuestos a terribles y fortísimas tentaciones.

Luego me dijo: —¡Animo y no decaigas nunca de valor! No olvides las palabras del Apóstol: Mayor es quien está en vosotros que quien está en el mundo.

Ahora has visto por experiencia que no hay tentación que esté sobre las fuerzas del hombre. Porque Dios dispondrá con la tentación el éxito para que podáis resistirla.

Por la esperanza en el auxilio del Señor fueron sostenidos los santos, que no pasaron la vida solamente rezando, sino que buscaron, por amor, enseñar y dar luz a los demás. Mira lo que dice a este propósito San Gregorio de Tesalónica:

“No basta orar incesantemente según el mandamiento divino, sino que debemos exponer esta enseñanza a todos: monjes, laicos, inteligentes o simples, hombres, mujeres o niños, a fin de despertar en ellos el celo por la oración interior”.

El bienaventurado Calixto Telicoudas se expresa de la misma manera: «La actividad espiritual (es decir, la oración interior) —escribe—, el conocimiento contemplativo y los medios de elevar el alma no se han de guardar para uno mismo, sino que se deben comunicar por la escritura o por el discurso a fin de procurar el bien y el amor de todos. 

Y la Palabra de Dios declara que el hermano a quien su hermano ayuda es como una ciudad alta y fortificada. 

En todas estas cosas hay que huir de la vanidad con toda la fuerza del alma, y vigilar para que la buena semilla de las divinas enseñanzas no sea arrastrada por el viento.»

del 2° relato en “El peregrino ruso”

_________________________________________

Ejercicio básico y comentario

La práctica de la oración de Jesús, admite diferencias, porque todos somos diferentes.

Hay diferencias en la frase que elegimos, en nuestros momentos “fuertes” de práctica, en si nos ayuda más la quietud, el movimiento, la respiración o la atención al corazón… algunos quieren probarla, otros adoptarla para siempre.

Pero todos buscamos la unión con Dios. Seamos conscientes o no de ello, todos Le amamos.

El es El Amado de nuestra vida. Es a Él a quién perseguimos en cada acto que ejecutamos, desde los más triviales a los más significativos. Nunca hemos querido otra cosa.

Recordemos cuan presurosos seguíamos a nuestra madre cuando se alejaba apenas un poco de nosotros. Cómo esperábamos ansiosos aquél regalo prometido; la alegría luego de aquél primer beso, la anticipación de un viaje, la reunión de amigos.

El gozo del nacimiento, el abrazo de reconciliación, la satisfacción ante una obra terminada… ese brillo en aquella mirada. Que particulares aquellas sensaciones, cuando tronaba y ya se olía la lluvia próxima, cuando esperábamos la comida en la mesa, cuando papá volvía del trabajo, ¡que alegría!

¿A quién sino a Él hemos buscado en todo ello? Sin Su invisible presencia no está el buscador ni lo buscado y tampoco lo encontrado. Sin Él no hay nada, porque como han dicho algunos santos: “Solo Él Es”.

Pero todo momento  luego expiró y todo encuentro se transformó en nueva búsqueda, cada cosa maravillosa llevaba en sí la impronta de lo fugaz. Aquellas luces se opacaban, un velo de nostalgia nos envolvía hasta desaparecer también bajo un rutinario olvido. Las presencias trocaban siempre en ausencias.

¡¿Señor donde estás?!

Aunque cueste creerlo, la luminosidad de todo aquello no estaba en las cosas sino que fluía desde dentro a través de la mirada. Era Él que se hacía presente y transmutaba el mundo. ¿No había acaso amor en cada uno de esos recuerdos?

Mientras continuamos estos días repitiendo con intensidad la oración de Jesús, cada cual de la manera más conveniente para sí, sigamos el rastro a ese amor que vive en nuestro corazón, percibamos cuanto amamos lo que vemos, cada instante que vivimos.

Porque cuando allí nos situamos, cuando esa calidez enorme encontramos es que nos hemos acercado. No nos engañemos, cuando amamos es su manto el que tocamos.

_________________________________________

Pulsa aquí para comentar

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual.
Esta entrada fue publicada en Ejercicio espiritual y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Día 11 – Vigilar la buena semilla

  1. Paola dijo:

    En Jesús por María.

    Si bien recien ahora me he encontrado con estos ejercicios, de vez en cuando introduzco algún comentario, por si a alguien sirviera.
    Bendecidos días.

    Paola

  2. Paola dijo:

    En Jesús por María.

    Gracias, hermanos, por compatirnos este modo de orar.
    Ntro Dios los bendiga.

    Paola

  3. En el fondo, el anhelo primordial de nuestro corazón es Dios. Muchas veces lo ocultamos tras mil máscaras, pero lo único que puede saciarnos es el Todo Amor.
    ¡Jesús mío, ten misericordia de mí!

  4. Marcia dijo:

    Dios bendiga nuestros caminos y siempre sigamos adelante para nuestro bien alabando el Santo Nombre de Jesucristo…

  5. Carlos R. dijo:

    El dia de hoy queria hacer el esfuerzo de incluir un comentario, como señal de que sigo en los ejercicios. Pense primero en recopilar algunas de las ideas que mas me han llegado de la lectura del peregrino, pero ahora pienso que no es necesario, ya que cada uno encontrara las mismas ideas centrales o aquellas que le llaman mas la atencion en su camino de salvacion, utilizando la oracion.

    Me parece que mejor puedo compartir con uds, que desde muy joven siempre senti el deseo de conocer a Dios, sea participando en estudios o en convivencias juveniles, tratando de entender el mensaje de Dios. Creo que en esas etapas trataba de reforzar algunos conceptos, forzandolos a lo que yo esperaba. Ahora leo en el peregrino. “Pero Dios quiere que vayamos a El como hijos, quiere que el amor y el celo nos empujen a comportarnos dignamente y que gocemos de la perfecta union con El en el ala y en el corazon”.

    Como me costo entender esto ultimo, ya que durante muchos años luche para corregir mis multiples errores, basado en el miedo a los tormentos que es la via del esclavo. Un dia en oracion, le dije al Señor que dejaba en sus manos mis temores para buscar otro camino de libertad. Eso me quito un gran peso de encima. Sin embargo, sigo cometiendo las faltas que no me dejan seguir en paz.

    Ya en esta ultima etapa de mi vida madura, tuve la oportunidad de estudiar la biblia con un guia que para mi es especial y nos mantuvimos por mas de 10 años, pero siempre insisti para mi mismo en un estudio basado en el razonamiento y no tomando en cuenta los sentidos humanos.

    Es hasta este año, que luego de aceptar que necesito encontrar algo que me acerque a Dios, recurri al camino de la oracion y me encuentro tratando de encontrar la oracion continua, La lectura del peregrino me llena de alegria de poder encontrar ese camino y ademas, porque no decirlo, de poder experimentar lo que el peregrino menciona, que la oracion se manifiesta en tres formar, en el espiritu, los sentidos y en la inteligencia.

    Por ultimo, me encuentro en el aprieto, de como compartir este camino con otros, ya que no soy muy dado a comunicar estas experiencias, porque creo que no les interesara. Por ahora, quiero ejercitarme, aunque de una manera muy afectada por las distracciones, a la oracion en los tiempos de trabajo, cuando estoy solo o cuando estoy leyendo o escuchando.

    Mi oracion desde el principio es “Señor Jesus, hijo de Dios, ten misericordia de nosotros”.

  6. CARLOS HORACIO dijo:

    AMEN..!! MARANATHA….!!!

  7. Manuel del Hermano Rafael dijo:

    Hoy he tratado de sentir los latidos de mi corazón haciendo la oración, y es algo maravilloso, que no soy capaz a descrubir con palabras, mañana lo tengp que hacer de nuevo es como sentir que tienes al Señor a tu lado
    Es cierto que a los que oramos sufrimos más tentaciones, ya que es a nosotros a los que le interesa el diablo poseer nuestra alma, ya que para el es una victoria arrebatar un alma en oración con Dios para sus dominios
    Manuel del Hermano Rafael

  8. fernando del santo nombre dijo:

    Hoy medite en silencio por la mañana, durante el día repetí la oración siempre que me acordaba, un rato intenté notar los latidos del corazón y sentía una sensación extraña , no mala pero no se explicarme. A la tarde repetí la oración en reposo, alabado sea el señor. Hace dos días perdí mi crucificado de madera que llevó al cuello, hoy lo encontré, me parecía imposible, me acordé del peregrino cuando le roban la Biblia y la fiscalía, coincidencia.

    Oraciones.

  9. Ismeria dijo:

    Me costaba sentir los latidos del corazón por lo que, cuando quería practicar la oración de Jesús según el ritmo del mismo, buscaba el pulso en la muñeca y así me mantenía… pero eso me parecía complicado y me impedía pasar las cuentas.
    Leyendo entre los post que se encuentran en la pestaña del blog: “El Santo Nombre”, encontré la solución: Inspiro, llenando el abdomen de forma relajada, y retengo el aire en los pulmones por poco tiempo hasta sentir los latidos. Hago esto sólo en las primeras inspiraciones, pues es suficiente para continuar sintiendo la pulsación.
    Si los responsables del retiro quieren hacer alguna puntualización , les ruego lo comenten.

    • Estimada Ismeria, en grandes rasgos, la oración funciona así: el practicante en silencio se concentra en su corazón y tomando una frase corta inhala suavemente llevando la frase con el aire hasta el corazón.

      Cuando termina la inhalación, «presionar» para que llegue más
      adentro. Después ir exhalando muy suavemente el aire viciado sin perder la atención en el corazón.

      Practicar con tranquilidad, sin apuro ni expectativas. De a poco llega el corazón a unirse con la oración.

      Un saludo fraterno, invocando a Cristo.

  10. robmilenium dijo:

    Gracias, muy linda la reflexiòn sobre èste tramo de los “Relatos del Peregrino….”, y creo que es asì, que Dios està en cada momento de nuestras vidas dònde hubo, hay o habrà verdadero amor, porque Êl es AMOR, asì con mayùsculas, de su gracia deriivan todos los demàs amores humanos cuando en ellos hay algo de autenticidad, sòlo hay que afinar la mirada y verlo en lo cotidiano, y la “Oraciòn del Nombre”nos lleva a ver y vivir èsto màs claro y mejor,…..

  11. Blanca dijo:

    Los textos que expone el Peregrino, de san Gregorio y Calixto, me llegan muy de cerca, en eso de no encerrarse en uno, y de no dejar sólo para uno los dones recibidos. Si la oración es verdadera, en algún momento nos daremos cuenta de que falta algo, y ese algo en mí era la contar a los demás acerca de este camino.
    Por eso estoy en los grupos de los que participo, en Parroquias, grupos en los que andamos por el camino de la oración de Jesús, en soledad compartida, en cada reunión semanal.
    Desde que salí de mí para encontrarme con los demás, es más lo que he recibido que lo que doy. Porque el crecimiento espiritual tiene dos puntas. Tanto como se ensancha el interior, se ensancha lo de afuera. No es hacia uno de los lados solamente, ya que en realidad no hay un adentro y un afuera, sino un solo espacio inmenso de amor.
    La propuesta de hoy, de seguir el rastro del amor que vive en nuestro corazón, percibiendo cuánto amamos lo que vemos, abarca todo. El amor todo lo envuelve. No sólo lo que vemos fuera, la gente, las calles, etc, sino lo que vemos dentro de nosotros, y sobre todo aquello que no nos gusta de nosotros o del entorno.
    Seguimos adelante por el camino.

  12. Miguel de Gálata dijo:

    Señor mío Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mi y de todos nosotros (todo el mundo). Mis hermanos me enseñan que no puedo captarte con mis sentidos pero sí con mi corazón, con mi espíritu. Noto tus ausencias y siento cuando estás más cerca. Nada de esto es por mérito alguno de mi persona sino por tu infinita gracia. Dame fuerzas para seguirte con mi cruz.

  13. Nacho dijo:

    Hermosas palabras

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s