Ese llamado profundo

En Ti, y sólo en Ti, vivimos, nos movemos y existimos…

Fragmentos:

Un momento importante de la vida espiritual acontece, cuando se asume que nada exterior puede darnos la felicidad o la paz que buscamos, sino solo Dios. Y precisamente ese Dios que buscamos viene a mostrarse dentro.

La respuesta a los temores, el origen de la alegría sin necesidad de un objeto determinado, el fundamento de las acciones futuras… todo se encuentra ahora en el propio corazón, en el interior más íntimo de lo que somos.

Antes de que esto ocurra, hay un ir y venir incesante en pos de esto o de aquello; un ansia a veces por algo indefinible, un no saber porque se ha enraizado el desasosiego. Esto genera sufrimiento y suele ser posteriormente la fuente de nuestra ira, de nuestra falta de caridad, tendemos a tornarnos hoscos, demasiado serios o críticos en exceso.

Mucha gente cuando escucha hablar de que “el Reino de Dios está dentro de nosotros o junto a nosotros” (Lucas 17, 21) o de que en la respuesta a los acontecimientos ha de priorizarse “lo interior”, tiende a desechar sin mayor análisis lo que allí se dice.

Se imagina que lo aconsejado es permanecer en cierta quietud meditativa o en una pasividad ante la vida que se les antoja insoportable. Nada de eso.

Nos referimos a una paz interior que sin embargo permite la actividad, dentro del campo de la propia vocación, con fluidez y eficacia. ¿Cómo es esto posible?

Sin duda requiere de una fe firme, basada en experiencia personal de la acción de Dios en la propia vida. Lo anterior deriva en un sentimiento de presencia, de un estarse junto a Él, que es lo que brinda convicción, fuerza en la acción y tranquilidad en el alma.

Es importante atender a esto de -la propia vocación- porque de otro modo, ejerciendo alguna actividad a la que no hemos sido llamados, se dificulta en extremo el situarse en ese sitio interior que es pacífico y donde se encuentra la claridad.

Es que hemos sido creados, cada uno, de cierta manera y no de otra. Y este modo en que hemos sido formados tiene su impronta, su tendencia, su correcta forma de desenvolverse.

La vocación, ese llamado profundo e intransferible, puede ser escuchado más tarde o más temprano, pero estaba ya con nosotros desde nuestro mismo origen. (Jer 1,5)

Y es respondiendo a esa llamada de Dios como se hace posible el bienestar interior y el ordenamiento para bien de la vida exterior. En cierto sentido ese llamado hace a lo más íntimo del ser, nos constituye. Nos hacemos plenamente hijos cuando escuchando la voz de nuestro Padre, le seguimos.

En una ocasión me presentaba yo a un examen y estaba en un bar repasando lo más dificultoso. Se me acerca un hombre muy amable, al que vi surgir detrás de otra mesa. Era un lustrador de zapatos. Tenía sus enseres muy pulcros en las manos y un delantal sobre el cual hacía su trabajo. Me ofrece lustre, le dije que sí, impulsado más por su actitud que por necesidad de brillo.

Conversamos muy amablemente, hizo su tarea a la perfección y con evidente gusto. Al retirarse, me dijo: “yo soy el lustrador de aquí, le doy mi tarjeta por cualquier cosa que necesite” y así nos despedimos.

Lo miré alejarse contento consigo, en paz con todo, me dije: Un hombre que hace lo suyo en su trabajo y que seguramente responde de igual modo con su familia y en las otras áreas de su vida. Alguien que ha encontrado “su molde”. Me ha servido su recuerdo varias veces, cuando tenía que decidir como encaminar mi vida.

Porque la vocación es aquello que nos ha sido preparado, aquel camino de ser y hacer que nos acerca a Dios. Es preciso encontrar ese camino y seguirlo sin vacilación. Allí alumbra el sentido, el significado de los hechos sucedidos, la claridad para lo por venir.

Un factor muy importante para encontrar la paz del corazón es el seguimiento de la propia vocación. Otro aspecto decisivo, es darnos cuenta de  que la voz de Dios se ha ido manifestando en nuestras vidas, permanentemente, mediante los sucesos que no hemos deseado.  

El Señor nos estuvo hablando a través de los fracasos y de las expectativas no cumplidas.

Porque cuando uno no sigue su propio llamado, fracasa de continuo…

Continúa…

Texto propio del blog

Haz click aquí si deseas comentar

_______________________________________________________________________________________________________________________________

Link de hoy:

Libro de Nuria Marugán (Zambullida)

Otros enlaces sobre el libro:

Mi primer libro a la venta

Carta a Nuria Marugán

_______________________________________________________________________________________________________________________________

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual.
Esta entrada fue publicada en Experiencias interiores, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Ese llamado profundo

  1. Anónimo dijo:

    Me quedé pensando en mi vida. Y si , hay fracasos y una vocación a los 25 años que no quise seguir. Hoy a los 54 tomó conciencia de mi error. ¿ que puedo hacer?

  2. dora dijo:

    mi comentario es el siguiente :sera posible que Dios nos llame constantemente?.porque conmigo sucedio. cuando estaba cumpliendo los 20 años y de eso ya hace mucho tiempo,me sucedio algo que no sabia describir en ese tiempo de pronto senti que ya no me satisfacia nada de lo que hacia ,como que lo del mundo me desagradaba entonces entre a una comunidad religuiosa pero solo llegue hasta el noviciado .cuando sali al mundo ma fui dejando empapar de todo lo que mas desagradaba a Dios y esto me llevo a la deprecion .sentia que habia causado un gra daño a mi misma pero aun asi seguia con esa vida de pecado..pasaron muchos años ,y desde hace un tiempo vuelvo a sentir pero mucho mas fuerte esa insatisfaccion por todo lo que he estado haciendo aunque ahora tengo mi hogar y una hija y es precisamente ahora cuando he estado sintiendo con mas fuerza ese deseo de abrazarme a mi Dios aunque al principio me parecia como casi que imposible Dios me estaba llamando a mi otra vez ? despues de haberlo ofendido tanto .solo se que llore de felicidad y si el me da otra oportunidad yo se que con su ayuda no lo voy a desfraudar aunque ahora tengo mas tropiezos pero no desfallezco mi Dios esta conmigo..

  3. uno mas dijo:

    CUANDO CAMINO POR LA VIDA TERRENA ESTOY EN EL REINO DE DIOS,VEO SU OBRA, LA DE MIS HERMANOS, LAS CRIATURAS QUE EL HA CREADO, EL SERVICIO QUE PUEDO PRESTAR SOLO POR EL ECHO DE ESTAR, DE EXISTIR, CON LA CABEZA BIEN ALTA COMO HIJO QUE SOY DEL REY Y SIERVO DE MIS HERMANOS, LA ALEGRIA QUE SE IRRADIA AL EXPONER A CRISTO A TANTAS CRIATURAS. VERDADERAMENTE EL BAUTISMO BORRÓ EL PECADO ORIGINAL,Y SI BAJO LA CABEZA, MALO MALO, NO ESTOY DEJANDO ACTUAR A CRISTO

  4. guillermo leon vanegas zapata dijo:

    buen dia soy guillermo esta reflexion me fortalece pero a la vez me entristece porque siento que dios me ha llamado a la vida monastica mas aca en colombia no se puede la razon tengo 47 años como es posible yo responder al señor y en donde

  5. Anónimo dijo:

    Hermoso post como todos querido Hermano. Cuànta verdad en tus palabras.
    Muchas gracias.

  6. rec1946 dijo:

    Cuando uno no sigue su propio llamado fracasa de continuo…
    Esto podria ser una de las causas de algunos fracasos mios.
    Me propongo arrodillarme frente al Santisimo Sacramento al menos
    unas horas por semana y con la Oracion de Jesus en algun momento
    tal vez pueda discernir mejor…
    Muchas gracias y bendiciones

  7. zambullida dijo:

    Todo cuanto necesitamos habita desde siempre en nuestro interior; sólo hay que encontrarlo. A mí la contemplación, entre otras cosas, me ha ayudado mucho en ese sentido. Cuando me revuelvo, trato de conectar con esa paz que ya poseo y que el acontecer diario la cubre de velos.

    Gracias por el enlace, muchas gracias.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s