Donde sopla la brisa

Angels at Mamre (Holy Trinity) Rublev

En varias oportunidades me ha comentado acerca de la relación entre la confianza en Dios y lo que sucede en el cuerpo. ¿Podría sintetizarlo para transmitirlo a los lectores del blog?

Si claro, no es difícil. Lo que sucede en el cuerpo afecta a la mente y lo que sucede en la mente afecta al cuerpo. Es una relación recíproca. Pero, lo que es más importante: Lo que vivimos espiritualmente  influye muy directamente en el cuerpo y en la mente.

Es por lo anterior, que cuando logramos afianzar una actitud de confianza en Dios y en su providencia, esto repercute de manera notable sosegando la mente y relajando el cuerpo.

La mente se inquieta cuando se cree la artífice, la que controla, planifica y la que debe prever. Y estas funciones, es cierto, le competen, pero en el marco del plan divino que va desarrollándose en todo. Si pierde este factor esencial en sus consideraciones, esa mente tenderá a la inquietud y permanecerá en el desasosiego, con la angustia resultante.

El cuerpo no puede menos que reflejar estos sucesos interiores, manifestando esto como tensión. El cuerpo se contrae, se crispa de temor latente, es un cuerpo alerta ante el posible fracaso de las expectativas, una estructura muscular que impide la paz interior. Por supuesto esto puede derivar en dolor, a veces en enfermedad o malestar general.

Es muy útil recordar esto y usarlo como indicador. Si me descubro tenso corporalmente o inquieto mentalmente, tengo la muestra de que he salido de la actitud de confianza en Dios. Al hombre le compete la intención y la acción atenta, pero los resultados de la acción están en manos de Dios. Si olvido esto vivo tenso, fuera del centro.

Este centro de confianza, que se identifica con lo que los monjes hesicastas llaman el corazón del hombre y que también fue denominado la celda interior por Santa Catalina, es el lugar del alma que se conecta con la voluntad de Dios íntimamente. Es allí donde se percibe claramente la brisa suave del Espíritu Santo. Es el espacio de las mociones, donde susurra la intuición.

En los momentos claves del día, como por ejemplo al levantarse, al iniciar los trabajos etc. , tomarse un instante y atender al estado del cuerpo y aprovechar para aflojarlo, para eliminar la tensión innecesaria. Si esto se me dificulta, revisar mi actitud. ¿Vivo solo, a merced de acontecimientos azarosos en un universo caótico que avanza hacia la nada? Porque si con esa creencia se maneja mi mente, tenderá a la crispación y no será posible ninguna distensión.

¿O sé que la vida tiene un sentido, que lo sagrado la inunda por doquier aunque a veces no pueda percibirlo?

Todos sabemos, en lo profundo del corazón, (aunque para percibir este saber es preciso silenciarnos) que el universo, la vida y los acontecimientos, forman parte de una trama de infinita variedad, tejida con la intención de Dios y que esta intención es sabia más allá de nuestra comprensión. A esa sabiduría hemos de entregarnos con afectuosa soltura.

El cuerpo, con vitalidad pero relajado. La mente clara y silente. El espíritu atento a la sagrada presencia, conectado en oración. Podemos tener ese ideal por norte, pedirlo cuando invocamos misericordia. No es solo para los santos o personas muy especiales. Puede ser el fruto cotidiano de todo aquél que invoca con paciencia y perseverancia el Nombre de Jesucristo.

Texto propio del blog

Haz click aquí si deseas comentar

___________________________________________________________________________________________________________________

Links de hoy:

Bandidos y posadas

Sermones de San Bernardo

El blog de Susana

___________________________________________________________________________________________________________________

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual.
Esta entrada fue publicada en El Santo Nombre - Fraternidad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Donde sopla la brisa

  1. susana dijo:

    gracias de todo corazon. Por afianzar en mi a traves de la palabra mi confianza y entrega a Dios.Pues Asi como las aves encuentran su alimento yo encuentro el mio para mi alma cuando leo palabras como las que ustedes editan. Dios los bendiga inmensamente.

  2. Maria Marta dijo:

    Gracias hermanos, gran alegría que podais seguir compartiendo con nosotros toda vuestra sabiduría espiritual. Dios os siga guardando.
    Un saludo invocando el Santo Nombre de Jesús.

  3. Juan José dijo:

    Qué bien explicado! el secreto está en abandonarse al Padre. Confianza absoluta. Fácil de decir y como nos complicamos la vida para ir en sentido contrario. Qué bueno es tener un “Pepito Grillo” que nos recuerde el camino.
    Gracias por seguir ahí. Un abrazo fraterno.

  4. rec1946 dijo:

    TAN CIERTO COMO QUE, EN CUANTO SALGO DE MI ORACION YA ESTOY CON EL CEñO FRUNCIDO Y LA MANDIBULA APRETADA!.
    SE QUE ME LLEVARA TIEMPO PERO PIENSO PERSEVERAR.
    GRACIAS Y BENDICIONES!

  5. Holle Frank dijo:

    Ciertamente hay tensiones y dolores fisicos que causan tensiones de la psique que no podemos controlar ni por la voluntad ni por la oracion. Solo hay que aprender que sufrir es participar en el suffrimiento de la creacion.

  6. Benjamín dijo:

    Sabias palabras, pero ¿dónde y cómo se entrelazan la providencia divina y nuestro propio trabajo espiritual o mundano?
    Gracias

    • Estimado Benjamín, considero que poniendo uno atención y aplicación en lo que hace, lo demás es providencia divina. Están en nuestras manos los intentos, el hacer; los resultados de esa acción en manos de Dios. Creo que el punto de enlace radica en la actitud de confianza en ese Plan mayor inabarcable a nuestra comprensión.
      Lo saludo invocando a Cristo.

  7. diana rosa conti dijo:

    gracias por compartir esta maravilla,regalo de Dios hoy para mi ,ya que en momentos dificiles es donde debo aplicar tamaña enseñanza,Dios centro de mi vida y ahi justamente abandonarme como niña en upa de su padre…Gracias paz y bien.

  8. Ofelia dijo:

    Es de gran enseñanza todo lo que explica el post. Cuantas veces encuentro que la tensión que tengo se debe a que no estoy confiando en Dios sino en mi propio criterio.
    Le pido al Señor que me dé mayor comprensión de su acción sobre mí y los demás.
    ¡Es una gran alegría volver a recibir los post!
    Muchas gracias a los hermanos que los publican, por el esfuerzo que hacen para comunicarnos su experiencia y saber.

  9. Qué importante Hermano lo que afirmás!!! El Señor nos ha dicho VIGILAD Y ORAD y en ese Vigilad está precisamente el prestar atención a nuestro estado corporal y mental!!! Gracias nuevamente por tu compartir tan bello que nos alimenta el alma para seguir caminando en el Señor.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s