El velo de las pasiones

A solas contigo...

El punto de partida es la oscuridad y la ignorancia. Una ignorancia muy diferente de la que se encontrará al término del camino. Porque la ignorancia de los inicios está envuelta en tinieblas, mientras que la otra, la sublime Ignorancia del término, está envuelta en luz, en una deslumbrante Luz divina, tal como veremos.

La ignorancia del comienzo no es accidental, sino que es un estado en que se encuentra el mundo tras la Caída Original. Para los Padres filocálicos, esta Caída no es una hipótesis teológica, sino un dato de la experiencia. Sin embargo, ese estado «caído» de nuestra naturaleza, ese nuestro estado de pecado, separados de Dios, sólo se puede descubrir precisamente a partir de la experiencia de Dios.

Percibir esta separación u opacidad inicial no es evidente por sí mismo, porque estamos sumergidos en las tinieblas, que nos impiden tomar conciencia de ello. Sólo cuando el hombre tiene la experiencia de la Luz de Dios, puede descubrir cuál es su origen y a qué destino está llamado: creado a imagen y semejanza de Dios (Gn 2,26-27), está destinado a restaurar esa imagen y semejanza y a convertirse en Dios por adopción, hijo en el Hijo de Dios.

Dos obstáculos se interponen a este destino: el velo de las pasiones y la espesura de una carne que debe ser liberada, transformada. Las pasiones son una carga pesada que retiene al hombre en los bajos fondos y le impide ver a Dios y verse a sí mismo. Las pasiones habitan la carne, pero la carne es otra realidad distinta de las pasiones. La carne, como el mundo, no es mala por sí misma, sino que está llamada a transfigurarse ya en esta vida, a participar de la irradiación del Cuerpo resucitado de Cristo.

El mal está sólo en las pasiones, que retienen a la carne en su tiranía:«A causa de la pasión por el dinero, de la vanagloria y del placer, es por lo que hemos recibido la orden de no amar al mundo ni nada de lo que hay en el mundo; no para odiar sin discernimiento a las criaturas deDios, sino para extirpar de raíz las causas de estas tres pasiones», dice Marcos el Asceta con toda claridad.

El alma que está atrapada por sus pasiones «no siente sus heridas y, llevada por un gran vicio y un endurecimiento sin medida, es incapaz de ver el gran mal que hay en ella». Este endurecimiento de corazón es lo que Jesús tantas veces había deplorado en los escribas y fariseos, incapaces de reconocer sus propias faltas, incapaces de percibir la viga que hacía de pantalla en sus propios ojos (Lc 6,42).

Los Padres difieren a la hora de identificar la raíz última de este endurecimiento de corazón, de esta tiniebla que hay en el hombre. Tres son las causas que aparecen a lo largo de sus escritos: la avidez de placeres, el amor de sí mismo y el orgullo. Aquí trataremos de mostrar que, a pesar de sus acentos diferentes, se trata de una misma y única causa, que se desplaza, de la zona más exterior del hombre (el cuerpo y su avidez de placeres), a la zona más profunda (el corazón endurecido por el orgullo), a causa de la absolutización de uno mismo.

Lo importante es percibir la unidad que constituye al ser humano y, a la vez, tratar de descubrir las conexiones de las pasiones (y de las virtudes) con sus diferentes partes. No se trata de separar ni desmembrar la naturaleza humana, sino de distinguir las causas de sus males, para sanarlas, y descubrir las fuentes de sus virtudes, para abrirlas y permitir que fluyan todas sus potencialidades.

Tal es la sabiduría delos Padres: son médicos del género humano, perspicaces observadores de ese misterio que somos nosotros para nosotros mismos.

Extraído de “Conocimiento espiritual en la Filocalia” de Javier Melloni

__________________________________________________________________

Haz click aquí para comentar

__________________________________________________________________

Acerca de Equipo de Hesiquia blog

Difundimos el método hesicasta de acercamiento al corazón en los ámbitos cristianos. Practicamos la oración de Jesús y hacemos de ella nuestro camino espiritual. Escribimos sobre espiritualidad católica actual.
Esta entrada fue publicada en Extractos de Sabiduría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a El velo de las pasiones

  1. uno mas dijo:

    En el 2º parrafo “La ignorancia….experiencia de Dios” me choca con “el pecado original” me choca con “el Bautismo” que teologicamente borra dicho pecado ¿?
    En cuanto al resto del artículo, en mi experiencia al analizar mis pasiones siempre me llevan a la Soberbia. Claro que puede que sea solo mi caso.

  2. Roque Arturo dijo:

    Lucía: Gracias por tu comentario!; tienes razón! Cada época de la historia humana logra su tecnología, sus descubrimientos y avances, cuyo fin es completar y perfeccionar la creación que Dios nos dió- y que dañó el pecado y la soberbia-, hasta que habitemos la Jerusalén Celestial cuando el Cielo se implante en la Tierra, cuando el ser humano imite a Cristo en todo, y la Vida Primera del Paraíso, vida sin dolor ni muerte retornen…mientras tanto sigamos ya el ejemplo de San Benito o el de San Francisco, o Santa Clara, o Santa Teresa de Jesús o tantos otros como San Ignacio de Loyola o San Francisco Javier,o Santo Domingo de Guzman, que nos han señalado un derrrotero, con fundaciones grandiosas que alaban a Dios, o con vidas íntimas sufridas y santas como Santa Rita de Casia, Santa Teresita Del Niño Jesús, o la Santa polaca Faustina de La Divina Misericordia, o tantos otros en 2.000 años de sufrida Historia Cristiana. Que Dios te bendiga!

  3. Roque Arturo dijo:

    Juan Manuel: Gracias por tus aportes sobre “el velo de las pasiones”; Nuestro Dios-Padre, Hijo y Espíritu Santo parecen estar tan lejos del mundo moderno de las comunicaciones, la tecnología y del ruido, y tan opacado en las conciencias que empiezan el devenir del tercer milenio cristiano. Que difícil tener y lograr ( hacer ) soledad, reflexión y silencio, para dar “el gran salto hacia Dios”, desde que se encendieron todos los aparatos modernos… Dios te bendiga!

    • Lucía dijo:

      Coincido con tu comentario pero a veces pienso que aquellos hombres del pasado también vivían en un mundo que cambiaba ante sus ojos, me viene a la mente San Benito que dejó su civilización para refugiarse en la soledad, lejos de aquel mundo que le ofrecía cultura y progreso y a él le espantaba, en la soledad pudo hacerse a sí mismo.

      Qúizás nosotros deberíamos tener la misma valentía o radicalidad, finalmente todo queda en ideas que no se concretan, se sufre, como el joven rico que no es capaz de deshacerse de sus bienes aunque todo lo demás lo cumplía según la ley de Dios.

      Por otro lado, no es poca la experiencia de Dios que se tiene en medio del gentío y el asfalto, creo que si vencemos esta lucha con los otros que intentan por todos los medios ocultar la presencia de Dios, estaremos preparados para la lucha con nosotros mismos, éste es el rival más fuerte que puedas encontrar en toda tu vida y después de la muerte.

  4. jose manuel dijo:

    dando vida a todo,no se ve afectado por nada
    dando forma a todo,ninguna forma lo abarca
    era antes del principio y es mas alla de la eternidad
    es en las mas lejanas galaxias y en lo mas profundo del Alma
    creo la vida y la muerte,vive en tu hermano y en tu hermana
    busquemos su misericordia y Amor,lo demas son velos que engañan.

  5. jose manuel dijo:

    salud y amor a tod@s!
    nuestra conciencia se identifica con el cuerpo y las apariencias,que como humo aprarecen cambian y se desvanecen y que son lo que llamamos mundo,dando vida a todo esto y llenandolo todo esta la unidad principio y fin,si volcamos nuestra atencion,nuestro unico deseo hacia ESO,que podriamos acercarnos definiendolo como el gran misterio,el mundo del ego y la apariencia con todo lo que ello conlleva,dejaran de tener poder y hallaremos la Libertad.
    soledad reflexion y silencio son necesarios para dar el gran salto.
    Animo!
    solo DIOS basta.

  6. Roque Arturo dijo:

    Tan claro como el agua, difícil de lograr; Solo Jesús Cristo y la Vírgen María, fueron superdotados para doblegar la naturaleza y las pasiones, nosotros necesitamos “Dios y ayuda” para salir del engaño fangoso de las pasiones mencionadas, sin desesperarnos, hasta el último aliento de vida!

  7. Pingback: El velo de las pasiones | Fraternidad Monástica Virtual

  8. Pierina de Jesús dijo:

    Agradecer y agradecer por recibir tan preciado regalo de nuestro Señor … Faro , Luz , Guía que no permite que mi alma se pierda aún en medio de tanto mundo!

  9. Roberto Vàzquez dijo:

    Sì, los escritos y ejemplos de los ascetas son guìas claros para nuestro camino espiritual y la lucha por transformar las pasiones en amor cristiano………gracias………..

  10. Luís Noé dijo:

    ¡Por favor suplico me puedan dar orientación acerca de la vocación, llevo algunos años estudiando musica y dibujo, ahora quiero hacer diseño para playeras, pero me encuentro con la vida de San Charvel y ese tipo de vida me llena, pienso en la soledad lejos de la urbe, eso realmente me llena, pero que pasa con las aptitudes que tengo con respecto a las artes, suplico si pueden darme un poco de orientación, gracias!

    • Lucía dijo:

      Te deseo lo mejor, que encuentres la orientación necesaria, vivir en la presencia de Dios es una gracia que nos da de un valor que ni el alma que la recibe lo puede pesar, pero hay “muchas moradas en la casa de mi Padre” hay una para tí, ya la tienes, falta que la descubras a veces con los ojos del cuerpo a veces con los ojos del alma. Estos últimos son los verdaderos, los que verán a Dios. Mientras vas de camino hacia aquello que deseas recuerda que ya tienes un templo donde dar culto a Dios -tu cuerpo y alma-

    • uno mas dijo:

      Querido Hermano:
      Se me ocurre pensar (no conozco la vida de San Charvel) que tanto en la vida monastica, en la que requeririas permiso del Sr. Abad, como en la vida eremítica en la que solo requeririas un permiso municipal puedes realizar una vida contemplativa dedicando Tus horas de trabajo a las artes que Dios te ha concedido; una vez realizada Tú obra puedes ofrecerla en el pueblo más cercano e incluso conozco Personas que viven de ella. uno mas

  11. Luís Noé dijo:

    ¡Negarse es dejar el amor egoista del cual dependen nuestros apegos y afectos dañinos, para con toda la sinceridad vivir del corazón que siempre nos lleva a Dios y su plenitud!

    Nareloy,

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s