Sobre la depresión

Melancolía,1894-95, del pintor noruego expresionista, Eduard Munch.

Hermano, dígame unas palabras sobre la depresión, esa forma tan aguda de tristeza y desinterés por todo.

Es interesante examinar esta “ausencia de presión” a que alude la palabra con la que se designa el padecimiento. Se considera el estado normal de la persona este estar presionado hacia afuera, de tal manera que se hacen muchas cosas y se está interesado por una variedad de temas y hay metas y proyectos. En ese sentido hay una “presión” interior que se manifiesta como actividad, una vida en movimiento.

Entonces, yendo de a poco, la de-presión sería una ausencia de tonicidad, una falta de entusiasmo muy grande, un desinterés como bien dices. Una pérdida acusada de la vitalidad. En topografía por ejemplo se habla de la “depresión del terreno”, cuando este se a hundido,cuando está debajo de la línea general.

Pero yendo al punto, creo que lo primero es determinar la causa por la cuál alguien se encuentra en ese estado deprimido.

No son pocos los místicos que han pasado por una profunda depresión anímica, antes de su momento de iluminación, o de percibir la realidad de Dios como presente en esta vida. Antes de su acceso al cielo que está en nosotros y fuera de nosotros, parecieron ver lo contrario, se sumieron en profunda oscuridad.

Tiene lógica, porque antes de abrazar lo eterno, suele producirse el necesario abandono del apego a lo terreno. Y este desapego surge de un haber comprendido que nada de lo del mundo puede llenar el vacío en el corazón del hombre.

Hay una etapa en la vida de numerosos santos y ascetas conocidos, en la cual aquello que los motivaba deja de impulsarlos. Si estaban en un apostolado, este se les presenta como carente de significado. Si vivían vida mundana y materialista, descubren que ni el dinero ni el amor humano lograrán darles paz duradera. Si gozaban de renombre, caen en la cuenta de la fatuidad de la aprobación ajena, cuando esta se hace la meta de las acciones.

En este sentido, entonces, puede que la causa de una depresión anímica sea la etapa espiritual que se vive, en la que abandonando los viejos intereses, no se logra aún ver el alba de lo nuevo.

Es interesante Padre lo que dice, pero no creo que sea la razón mas habitual de la depresión hoy en día…

Estás en lo cierto. Hablando ya en términos mas generales, la depresión puede ser vista como una respuesta inadecuada a la frustración de algún deseo.

Hace mucho tiempo un amigo comentaba acerca de lo que serían respuestas alienadas a lo que ocurre. El decía, dando un ejemplo, que si uno se encontraba ante un muro y de repente veía que esa pared comenzaba a desplomarse encima de uno, surgían dos respuestas probables:

O se emprendía rápida carrera alejándose del muro que caía o se ponía la persona a gritar y entonces era aplastada por la muralla. La primera sería una respuesta acertada, ya que evitaba el peligro, la segunda un muy ineficaz modo de afrontar el problema. Bien, la depresión, sería, desde este punto de vista, ponerse a gritar frente a lo sucedido.

Es una especie de ritual anímico, que pareciera esconder un reclamo a la vida por no haber producido esta lo que se anhelaba. Esta variante es de lo más común.

El muchacho por ejemplo es abandonado por su novia y se sume en depresión. Es decir, perdido el objeto de su deseo, deja de moverse, ya nada le interesa.

Pero detrás de esta conducta, parece manifestarse un reproche a la vida. Es como si el deprimido dijera… “Ah bueno, entonces no haré mas nada, ¡verás como soy capaz de abandonar todo!”. El suicidio claro, sería el extremo de esta conducta de reclamo.

Una observación de interés que nos puede servir para aprender de nosotros mismos es: en general se deprime el que puso el valor en algún objeto, sea este del mundo interior o exterior. Cuando el énfasis se ha puesto en el hacer o en el tener y no en el Ser.

Atiende al jugador en un deporte de competencia por caso: Cuando tiene chances de ganar se lo ve motivado y activo, pero cuando el resultado muestra a las claras la imposibilidad de alzarse con el triunfo, baja los brazos y juega de compromiso esperando el fin del juego. Allí, la valoración estaba en el triunfo y no el juego por si mismo.

Distinta a la reacción de aquél que aún sabiéndose perdido, pone lo mejor de sí por el gusto del “hacer lo mejor posible en todo momento”.

Hay un hacer ceremonial, un anhelo de perfección que va mas allá de los resultados y que puede colmarnos desde ahora mismo…

Continúa en estos días.

Texto propio del blog

Haz click aquípara comentar

___________________________________________________________________________________

Links de hoy

Invitación de Navidad

Belenes y Felicitacion al Papa

Nuevo instituto religioso

Libro de cabecera

___________________________________________________________________________________


Esta entrada fue publicada en Desde la Ermita y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Sobre la depresión

  1. serena trinidad dijo:

    hola hermanos… realmente esclarecedor el artículo.
    yo estuve en tratamiento psicológico y psiquiátrico por depresión. Es lamentable la falta de capacitación, formación profesional, formación ética y la falta de seriedad que tantos profesionales tienen al tratar a sus pacientes.
    Una vez encontrado un buen psiquiatra, y una psicóloga idónea…mi mejoría comenzó. Pero hay un punto en que no alcanzan para la recuperación completa. ES Necesario el acercamiento a Dios, fuente de toda salud.
    Es como una pirámide. Si necesitas los medicamentos, hay que tomarlos. Cosas como ganas de llorar continuamente, cansancio profundo, falta completa de atención, insomnio, respiración asmática, y esa tristeza “a tiempo completo” que no se cómo hubiera superado sin medicación.
    Pero a la vez necesitas un terapeuta, una persona capaz de entender el gran fracaso de tu vida, el gran enojo de tu alma, la gran patada que le darias al mundo entero empezando por ti mismo… y que pueda guiarte, despacito, hacia esas felicidades pequeñas, cotidianas, diarias,a las que te habias vuelto ciego.
    Pero, arriba de todo, en la cima de la pirámide, si no encuentras a Dios, quedarás estático en una “mejoría”. Pero no en la salud propia de los que abrazan la Vida.
    El origen de toda depresión, por más orgánica que se haya puesto, es un pecado: la pereza.
    Nada importa, dice la pereza. Tienes que escuchar la voz de Dios, dejarle decirte que tu importas, que tus pequeños actos importan, que dejes que Dios sea Dios, y que él tenga todas las explicaciones del caso… de este mundo y del otro. Deja que Dios sea el dueño del ovillo…tu solo teje, un punto… otro punto…
    Espero haberme hecho entender. Un abrazo en Cristo.

  2. JOSE HERNAN BECERRA GONZALEZ dijo:

    ALABADO SEA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.- HE ENCONTRADO QUE EL ESFUERZO FISICO, EN HACER DEPORTE, COMO CAMINAR HASTA ALCANZAR, HACER SUDAR EL,CUERPO Y CANSARLO, SIRVE PARA TRANSMUTAR LA DFEPRESION, EN GOZO JUNTO CON EL ARREPENTIMIENTO DEL MAL QUE LE HEMOS HECHO A NUESTRA ALMA Y CUERPO, HAY QUE AGREGARLE AYUNO CON PURA AGUA ,EMPEZANDO POR UN DIA, DESPÚES OTRO DIA MAS, HASTA LOGRAR TRES DIAS . ACORDEMONOS LO QUE DIJO EL GRAN MAESTRO JESUS NUESTRO DIOS VERDADERO ,”LO QUE NO SE PUEDE SACAR DEL CUERPO CON LA ORACION Y LA LIMOSNA SE SACA CON EL AYUNO”LA DEPRESION ES DEL DEMONIO Y NO DE DIOS. ALABADO SEA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y PAZ Y BIEN.

  3. Thomas dijo:

    Me parece un buen análisis. Creo que se trata de lo que los antiguos llamaban “accedia” o lo sería el último de los pecados capitales que no son realmente actos sino tendencias. Lo llamaban también “le demonio de mediodía”. Hoy en día se le suele llamar también “burnout” o agotamiento nerviosa y otros apelativos.
    Puede ser algo positivo en cuanto purificación que nos lleve a darnos cuenta de que “Sólo Dios basta” y que poco a poco tenemos que ir vaciando nuestra vida de todo lo que no sea Él, Creo que es el mensaje del recientemente canonizado Hermano Rafael Arnaiz que repetía “Sólo Dios”. En su vida desde el punto de vista humano no logró nada. No terminó la carrera de arquitecto. Entró en el monasterio y tuve que separarse de él por su salud. Tuve que ir desprendiéndose de todo incluso del ideal de servir a Dios como monje en la Trapa hasta que se quedó con “sólo Dios”

  4. dichosaventura1@gmail.com dijo:

    Qué tema tan interesante. Es muy importante la ayuda de un padre espiritual para poder diferenciar la oscuridad que viene de la gracia, la oscuridad a causa del pecado y la oscuridad o depresión que, en el fondo, también está la presencia del “enemigo” que se esfuerza cada día por sumirnos en el sinsentido, nos quiere hacer olvidar que Cristo desde la cruz atrajo a todo y a todos hacia sí.
    Y si nos ponemos a leer con atención a los místicos, nos encontramos con imágenes tremendas para referirse a la noche oscura del espíritu: Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz la comparan con la sensación de un hombre que está en un patíbulo para recibir su condena y no termina de recibirla en una oscura mazmorra o la imagen de ser tragado vivo por un monstruo que no termina de devorar a su víctima. Teresa de Lisieux dice que entre ella y el cielo se levanta una gran pared que no le permite vislumbrar el cielo, o también utiliza la imagen del sótano como estar viviendo en un sótano oscuro (y estamos hablando de Doctores de la Iglesia……..) Angela de Foligno también tiene imágenes tremendas.
    El tema creo que esta en sí se sigue buscando a Dios a pesar de no sentir, de no ver, de no gustar, de no tener, a pesar de estar sumergido en la indigencia plena del espíritu. Esa oscuridad aporta luz al cuerpo místico de la Iglesia.

  5. Alexis dijo:

    ¡¡¡¡DIOS!!!! No estoy loco. el escrito lo entendí desde mi punto de vista espiritual; no Psiquico.
    Sí me sintiera permanentemente “Deprimido” (Tristeza profunda incontrolable); llanamente visitaría a un Psiquiatra.

  6. ANGELO dijo:

    Según lo que leo , profunda depresión anímica y profunda oscuridad ¿son equivalentes?

    • mario de Cristo Salvador dijo:

      Hola Angelo ! Querido amigo, sucede que en todos los temas, pero más aún en estos, los términos usados pueden ser entendidos e interpretados con significados diferentes según la persona. Eso nos pasa en todo obviamente. Los tema espirituales son de límites mas difusos. Personalmente entiendo que la depresión del ánimo queda en el ámbito de lo sicológico, en cambio la profunda oscuridad la sitúo en el contexto del espíritu, del pecado, sería un estadío espiritual, que puede ser provisorio o permanente. En todo caso, es bueno este intercambio y podemos seguirlo.
      Un saludo invocando a Cristo!
      pd. Allí he enlazado a tu iniciativa de felicitación de Navidad para el Papa y veremos de seguirla difundiendo.

  7. Alexis dijo:

    No sé si lo que vivo es una “depresión” o un anhelo. Leo el escrito y me interpela muchas cosas.
    Siempre he deseado ser Monje; los miedos, las “depresiones”, los fracasos no han podido cristalizar ese sueño.
    Estos 47 años de vida; los he pensado a cabalidad; digo hoy en día, o mejor dicho pienso: “Lastima que cuando yo tenía 20 años, no haber tenido la madurez de hoy en día; mi vida hubiese sido un triunfo dentro de una vida monástica contemplativa (Benedictinos, Trapenses, Camaldulenses), etc.

    Hoy en día cuando ya dispongo de una “estabilidad” laboral, familiar, etc. añoro o me “deprimo” por no ser uno de los tantos monjes de clausura que están en esos monasterios, disfrutando, saboreando ese contacto personal con ese único Dios a través de la liturgia, la Devoción de la liturgía, el maitinies a diario y de tu a tu con el Señor.

    Sí amigo, esa “depresión” que siento por no haber podido ingresar a un monasterio en el momento oportuno que lo desprecié; y hoy con mis 47 años deseo con toda el alma ser un monje contemplativo en uno de los tantos monasterios existentes. Que los errores de juventud; o la cabeza llena de “macanas” de juventud no me permitieron entregarme plenamente a Dios.

    Hoy con mis 47 años; que he hecho un camino con mi espiritualidad; añore y sienta la “depresión” de entregar ahora mi vida entera (Y tarde) a la contemplación como monje. Solo Dios sabe lo que uno siente.

    Gracias hermano por este escrito; me ha tocado la médula de mis huesos.
    Dios le bendiga.
    Fraternalmente,
    Alexis.

    • mario de Cristo Salvador dijo:

      Hola Alexis, Cristo te cuide. ¿Y porque no puedes ser monje ahora?

      Por una parte, se de monasterios que acogen pese a la edad, sé también de proyectos de nuevas comunidades, además, si hubiera un impedimento externo real, puede uno llevar una vida monástica oculta, viviendo una regla en lo cotidiano y construyendo de a poco la celda interior.

      Contactemos por mail y sigamos charlando. Te saludo invocando a Cristo!

  8. Joan Josep dijo:

    A veces utilizamos el concepto depresión con algo de ligereza. Depresión es una enfermedad psiquiátricamente tipificada, y que si no se cura lleva al suicidio irremisiblemente.
    En la vida espiritual deberíamos hablar mejor de acedia. Un abrazo: Joan Josep

    • mario de Cristo Salvador dijo:

      Hola Joan Josep. Bueno, tu sabes, el punto de vista de la siquiatría es parcial y a mi modo de ver (quizás por haber conocido a siquiatras en relación a mi familia durante muchos años) limitante y de poca profundidad. Suelen tipificar y explicar y diagnosticar y sobre todo medicar. Pero el siquiatra a su vez, en general, vive en la alienación que el mismo explica y suelen carecer de vida espiritual.
      Sí la acedía creo que alude al mismo fenómeno.
      tratarlo como “depresión” permite la lectura a personas no tan empapadas de la terminología y problemática espiritual.

      Un saludo invocando a Cristo!

  9. Mario Tito Diaz dijo:

    Creo que la depresión es un problema humano muy común y de máxima importancia. Quisiera pedirles algún comentario a lo que los médicos llaman la depresión endogena.

    • mario de Cristo Salvador dijo:

      Hola Mario Tito. No es mucho lo que sé del tema; pero depresión endógena quiere decir de causas orgánicas internas al organismo. Refiriendo a secreciones y funcionamiento de los órganos en disfunción como causal del problema. Te digo, es un cierto eufemismo. Por cierto que todo esta relacionado y las causas sicológicas se manifiestan en el sistema endócrino y a la inversa. Detrás de todo está el padecimiento espiritual, como raíz de toda infelicidad.

      Un abrazo en Cristo!

  10. fernando dijo:

    Uno cae en depresión o tristeza profunda, depende de cada uno, cuando no tiene claro su finalidad existencial o cuando las circunstancias externas le empujan a uno a actuar de manera distinta a como interiormente la persona desea.
    En el mundo actual, competitivo, de objetivos, en este GRAN TEATRO que es el mundo es dificil mantenerse al margen, ser autónomo, hacer lo que uno siente “sereis como ovejas entre lobos” , lo que se debe saber es el precio que uno esta dispuesto a pagar. Dios nos ilumine y nos ayude en nuestro caminar.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s