La humildad

¡Grande eres Señor, fuente de toda inmensidad!

Fragmentos:

Cuando hablan del conocimiento de sí mismo, los autores ascéticos lo asocian con la virtud de la humildad. El gran doctor de esta virtud es, sin duda, san Agustín que, tras experimentar la debilidad del hombre en la virtud, después tuvo que combatir la autosuficiencia de los pelagianos.

San Agustín afirma que la humildad es una virtud típicamente cristiana y que los paganos no la conocían. Clemente de Alejandría y Orígenes no piensan lo mismo. Platón y otros sabios griegos señalan los peligros de la soberbia y los aspectos ridículos de la vanagloria. Recomiendan la metriótes, el sentido de la justa medida en todas las cosas.

El hombre sabio no es ni vanidoso ni pusilánime ni deprimido. Orígenes, comentando el Magníficat, dice que lo que la Escritura llama tapeínosis es lo que los sabios antiguos llamaban atypía, no hincharse. En la Biblia, tiene un sentido positivo. Es una triste experiencia de la debilidad social. Humilde es el humillado en una sociedad inhóspita. ¿De quién es la culpa? Primero hay que buscarla en el propio individuo. El que es perezoso y negligente será siempre pobre. No hay que extrañarse, pues, de que sea despreciado por los otros más diligentes.

Más tarde, sobre todo en tiempo de los profetas, la situación cambia. Hay muchos pobres que son inocentes. La culpa recae entonces sobre la injusticia de los ricos. Esos pobres, aunque sean despreciados por los hombres, encontrarán un protector inesperado: Dios mismo. Desde ese momento, serán afortunados a pesar de su pobreza y sus debilidades.Estos humildes del Antiguo Testamento, pobres de Yavé, son símbolo de la actitud cristiana fundamental que expresa la virtud de la humildad.

No es la metriótes de los filósofos, la situación media entre una exagerada grandeza y un insincero abatimiento. La humildad cristiana une dos extremos: la debilidad del hombre y el poder de la gracia divina. Según el pensamiento de san Agustín, la humildad cristiana se asemeja a un árbol que hunde sus raíces en profundidad para crecer más alto. El cristiano humilde es el constructor de su propia casa. Cuanto más alta vaya a ser, más habrá que ahondar los cimientos.

Al ser una virtud que encierra una antinomia, es difícil expresar lo que es la humildad con términos profanos. Hay en ella algo de divino, de misterioso, de inexplicable, sobre todo en la humildad de los santos. Según Juan Clímaco, «con la humildad sucede como con el sol: nunca sabremos definir claramente su virtud y su sustancia…la juzgamos por sus diversos efectos y cualidades».

Los Padres son unánimes en hacer de Cristo el modelo de humildad. Por eso llaman a esta virtud «imitadora de Cristo», quien, por una parte, es Hijo unigénito del Padre que está en los cielos, heredero del universo, y, por otra, se ha humillado hasta la muerte de cruz (Flp 2,8). Por eso, el cristiano debe reconocer su grandeza de hijo adoptivo de Dios. «El hombre es una gran cosa», exclama san Basilio. Para Dios, dice Clemente de Alejandría, «es mucho más querido el hombre, el viviente, que todas las demás cosas creadas por Él».

«¿Hay algún otro habitante de la tierra que haya sido hecho a imagen del Creador?», se pregunta Basilio, y él mismo responde: «Tú has recibido un alma inteligente… Todos los animales terrestres son esclavos tuyos… Por ti Dios está en medio de los hombres y el Espíritu Santo derrama su liberalidad». Además el hombre tiene una gran capacidad de hacer el bien por la gracia divina. Son maravillosos también los dones naturales de conocer, trabajar, crear y transformar la tierra. Quien desprecia estos dones deshonra al Dador, dice san Juan Crisóstomo.

Pero, al mismo tiempo, hay que ver el otro aspecto de la antinomia. Se advierte la debilidad humana sobre todo en tres aspectos. El soberbio se atribuye a sí mismo sus grandes cualidades, olvidando al Dador. Es imagen de Dios pero se transforma en ídolo. El vanidoso cae en otro defecto. Considera grandes las cosas que, a los ojos de Dios y desde la perspectiva de la eternidad, no tienen valor, como, por ejemplo, los éxitos mundanos y los encantos carnales.

Pero la prueba más segura de humildad es la de saber reconocer el propio pecado. Condenar la propia maldad, reconocerse pecador, es el principio de la sabiduría espiritual, repiten a menudo los Padres del desierto. Todos somos capaces de parecer humildes, pero la humildad sincera depende del grado de la propia perfección espiritual. Sólo los santos son capaces de considerarse los mayores pecadores del mundo.

Por eso, el abad Isaías incita a no exagerar las confesiones demasiado humildes y a ejercitarse en cosas sencillas: no juzgar al prójimo, no censurarlo, no tratar de dominarlo, no contradecir a los superiores, dedicarse al trabajo. Ése es el camino cristiano que conduce al conocimiento de sí mismo y a dar gloria a Dios por la grandeza de los dones que nos concede.

Extraído de “El camino del Espíritu”

de Tomas Spidlik

Links de hoy:

Evangelio y Zen

Sacred Space

2° Carta de Esteban de Emaús

Deja aquí tu comentario

Esta entrada fue publicada en Extractos de Sabiduría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La humildad

  1. Rosa María dijo:

    Hermanos! cosa difícil la humildad. Pero, hay mucho que agraceder a Nuestro Buen Dios que, quiso darnos ejemplos de su humildad. Con eso es bastante para que nosotros, seres tan limitados, no nos hinchemos. Pero, habrá que trabajar en nosotros con la auyda del Santo Espíritu, por que “la carne es debil”. Bendiciones.

  2. hermano Ramón Angel de la divina gracia dijo:

    Solo deseo compartir que Dios es tan sabio que supo ordenar de tal manera el sufrimiento necesario en nuestras vidas que sin el no hay cambio, nada veo y vivo en una burbuja de mentira de la que Dios por su amor por mi se ve obligado a sacarme de ese estado y nada mejor que el sufrimiento para mostrarme realmente quién soy , por eso me gusta mirar el altar de mi parroquia, pués en el están presente Jesús crucificado y la santa Eucaristía, los dos juntitos ni lo uno ni lo otro solo siempre los dos .

  3. Holle Frank dijo:

    El texto tiene mucha sabiduría, (permitiéndome de decirlo aunque podria ser un señal de soberbia).
    Nada mas con la humildad cristiana hay un problema inhererente. La humildad enfrente de Dios no cuesta tanto especialmente por personas muy religiosas aun es ritualizado de humillarse enfrente de Dios . Pero hay una pericula obvia de olvidar la humildad enfrente a los otros seres humanos yamas se tiene la en frente de Dios. Es muy dificil de vivir honestamente aquella humildad . Por eso ayudan lo consejos del ultimo párrafo del texto pero el mas honesto señal de la humildad enfrente del otro es de pedirle perdon en toda honestidad.

  4. osoblanco dijo:

    El Cardenal Spidlyk,sabio maestro de espiritualidady gran conocedor de los Padres del Oriente cristiano, es un maestro de vida espiritual. Muchas gracias por el texto y el escrito.

  5. zambullida dijo:

    “El cristiano humilde es el constructor de su propia casa. Cuanto más alta vaya a ser, más habrá que ahondar los cimientos.” Sin humildad, no hay cristianismo que valga y cuando más alto se ha encaramado uno, mayores son los “tirones de oreja” que necesita para acercarse a Cristo. Las humillaciones no son agradables porque ningunean a nuestro ego; sin embargo, para despojarnos de todo, para volver a ser niños y abandonarnos por completo en los brazos del Padre, las necesitamos.

    Además, para los más reacios, siempre nos queda el consuelo de la justicia divina que actúa cuando menos lo imaginamos y ¡de qué manera!:
    Lc. 14, 11: ” Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será enaltecido”

    Por último, coincido con el abad Isaías en la importancia que concede al no juzgar. Los juicios nos destruyen. Si fuéramos conscientes del daño que nos hacemos al juzgar al prójimo, lucharíamos contra ese mal día y noche.

  6. Me alegro Oceanida de lo que dices y gracias Sor Cecilia por su comentario. Lamento no disponer actualmente de tiempo para responderlos como debiera.
    Un saludo a todos los lectores y amigos de Hesiquía blog.

  7. oceanida dijo:

    Gracias por estas ensenanzas Hno. Mario, no sabe usted que bien me hacen. recien empiezo a asimilar y entender muchas cosas y a veces, no es tan facil como quisiera, las preguntas se me amontonan y ufff.

    Un fuerte abrazo.

  8. En lineas generales me gusta como se ha desarrollado esta reflexión.
    Si bien los santos se han considerado los más pecadores de la tierra, hay que saber que ello proviene de una cultura monástica, algunas cosas llamadas costumbres religiosas en al actualidad conservamos. El verdedero santo sabe cuando su conciencia está limpia y cuando no lo está , decir que se considera el hombre más pecador de la tierra, Hoy lo consideramos una falsedad, un falta de humildad, pero como sabemos que proviene de una costumbre, lo omitimos. Gracias a Dios , la Iglesia va avanzando y llegan nuevas luces en la teología que nos ayudan a comprender muchas cosas que hacemos y decimos, porque nuestros antepasados nos lo enseñaron,Hay que poner las cosas en su sitio, no estamos en el siglo XV. Con ternura.
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s