Certeza íntima

Óleo sobre Cartujos

Fragmento de

“La oración del corazón”

por un Cartujo


Cuando me pongo a rezar no me dirijo al Dios de los filósofos,  ni siquiera, en un cierto sentido, al Dios de los teólogos. Me dirijo a mi Padre o mejor dicho a nuestro Padre.

Aun más exactamente me dirijo a quien Jesús en plena intimidad llamaba: Abba. Cuando los discípulos pidieron al Señor que les enseñara a rezar, él les dijo sencillamente: “Cuando oréis, decid: Abba.” Llamar así a Dios significa tener la certeza de que nos quiere. Una certeza que no forma parte de ideas muy sabias, sino de una convicción muy íntima.

Tenemos la impresión de haber llegado a esta certeza, a la fe, al término de una serie de reflexiones, meditaciones y voces interiores pero, al fin y a cabo, esta certeza es un don. Creemos en el amor en nuestro corazón porque es el mismo Padre quien ha enviado a su Espíritu y desde entonces su Hijo está glorificado. Porque el Padre me ama, yo puedo dirigirme a él con plena seguridad y confianza.

No me presento respaldado por mis méritos o razones sino que confío en la ternura infinita del Abba de Jesús por su Hijo que es también mi Abba. Él es el Padre. ¿Qué significa esto? Que da la vida. Pero no la da como un objeto diferente de él mismo. La da entregándose a sí mismo.

El único regalo que puede hacer es su propia persona y el resultado de este regalo es su Hijo, un hijo al que quiere infinitamente, por el cual siente ternura y a quien el Hijo en respuesta también siente lo mismo por su padre.

Ese es el Abba a quien me dirijo yo. El único que me puede dar una vida que es copia exacta de la suya; él me exige que sea su propia imagen y semejanza en este momento y no por una cierta apariencia exterior a mi mismo sino porque él me ha engendrado a partir de su propia subsistencia. Eso es lo que quiero decir cuando le pido: “Santificado sea tu nombre, Abba”.

Que seas tú mismo, Abba, dentro de mí. Que tu nombre de Padre se realice a la perfección en la relación que se establece entre nosotros. Abba, te pido que seas mi Padre, que me engendres a tu imagen y semejanza por puro amor para que yo en respuesta pueda llegar a ser, por pura gratuidad tuya, ternura hacia ti.

La oración del corazón consiste simplemente en encontrar el camino que me permita tener respecto al Padre una actitud gracias a la cual él mismo pueda santificar su nombre en mí. En mi y en todos sus hijos.

En su único hijo compuesto de sí mismo y de todos sus hermanos. Rezar es acoger al Padre, participar en esta vida que él nos da por gracia. Acoger al Padre es permitirle engendrar al Hijo y hacer nacer su reino en mi corazón. De esta manera, el Espíritu podrá establecer entre yo y el Padre lazos que no se pueden destruir, relaciones de unidad que se extenderán a todos mis hermanos…

Imagen de: Sancta Missa

Texto de:  Abandono


Click aquí para el texto completo

Links:

La Admiración

El Anacoreta

Contemplativos en el mundo

Haz clik aquí para comentar

Esta entrada fue publicada en Extractos de Sabiduría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Certeza íntima

  1. Raúl Cordero dijo:

    Hermano Mario, Feliz tiempo Pascual.
    ¿Qué pasó con el anuncio de las Hermanas Abba Padre?

    Este texto es muy interesante. Muchas gracias.

  2. Mario Tito Diaz dijo:

    Solamente hablando con nuestro PADRE podemos vivir porque sin El la vida no es posible.Solo su ternura y su misericordia puede acogernos en su seno a pesar de nuestras miserias y de nuestra condicion de pecadores a veces tan intensamente pecadores que lo mueve a El siempre a darnos su perdon y su amor ilimitado.
    Gracias hermanos por ese gran mensaje.

  3. zambullida dijo:

    Desde luego que yo tengo la certeza de un Dios que es Padre, que es bueno, misericordioso y que me ama hasta el extremo, aunque no siempre sea capaz de sentirlo. Llegué a Dios por la fe, pero también por la razón, que es la conciencia de la existencia de la realidad y en esa realidad Dios también habita. Anteayer colgué un vídeo en mi blog muy impactante que ha conmocionado a mis lectores. Se ve de una manera muy gráfica qué es lo que Dios hizo por nosotros al entregarnos a su Único Hijo. A continuación, el link, para los que estén interesados: http://zambullida.wordpress.com/2010/04/08/salvados/

    ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s