Una particular ascesis II

Vía Crucis – El Greco –

Fragmentos…

–          Si, un tema muy importante en el desarrollo espiritual, me parece tiene que ver con este no reaccionar, este no actuar de manera refleja ante los acontecimientos. Este no permitirse ir detrás de los estímulos que nos van impulsando de aquí para allá. Uno debe tener un centro, una meta clara y priorizar eso, lo demás luego.

Si tienes oración o tienes planeada esa tarea, permanecer en ello. Atenerse al plan que tienes trazado o que te han fijado si fuera el caso de seguir a un director espiritual. Que solo cuestiones muy importantes, que realmente lo merecen, te alejen de lo que tienes propuesto.

–          Usted me habló también Padre, el otro día de la actitud positiva, de la coherencia y del hacer enfocado, concentrado, ¿podría referirse un poco a esos puntos?

–          Claro, primero la actitud. ¿Qué es la actitud? Es la manera en que estoy plantado, el modo en que recibo los hechos que acontecen y la forma en que voy hacia las cosas, personas o tareas. La actitud es la forma en que me ubico. Supongamos… que viene un amigo, tira la taza con té que le has servido, se derrama todo sobre los papeles que estabas ordenando, se hace un pequeño desastre.

Si estás emplazado en actitud positiva, de inmediato proporcionas las cosas, adviertes que no es el fin del mundo, que nada grave sucedió. Te lo tomas bien, limpias rápidamente y sin fastidio, alivias a tu amigo diciéndole que no se preocupe, que no ha sido nada, etc. En cambio la actitud negativa la conocemos más ¿verdad? Es ese fijarse solo en uno y estar tan metido en lo que a uno le importa que cualquier contratiempo nos saca de quicio y nos fastidiamos o encolerizamos con lo que ocurre que sea imprevisto.

La actitud es un modo de ponerse, un modo de estar ante todo y debe ser positiva. Implica un cierto contento, una alegría de trasfondo en el transcurrir de uno. La actitud positiva consiste a mi modo de ver en encontrarle a todo lo que tiene de útil y en proporcionar adecuadamente las cosas. Desde esa mirada, la taza y el té derramado vienen a ser una oportunidad para fortalecerte en la paciencia y en la caridad hacia el amigo.

Que todo lo que suceda, al llegar hasta mi, reciba un aire de mejoría, de servicio, de bondad. Es el que se llamaba buen talante en alguna época y creo que en los Evangelios vendría a ser la mansedumbre.

Ahora claro, para mantenerse en esa actitud y que sea algo espontáneo y no un rol que uno se dispone a ejercer, es imprescindible la fe profunda en la voluntad de Dios. Uno debe hacerse consciente de que Su voluntad está tejiendo las hebras de los sucesos, de que todo hecho por extraño o inútil que parezca viene a cumplir una función en su plan de redención. Uno debe estar entregado a Él y desde esa entrega, el humor pacífico, sereno, el contento y la mansedumbre no son difíciles.

–          Está muy claro. Vamos con aquello de la coherencia, entiendo la palabra, pero usted ¿a qué se refería?

–          Todos tenemos lo que se ha llamado la voz de la conciencia. Sabemos lo que en nuestra vida, está ajustado a ella y lo que no. Tenemos áreas en las cuales no nos sentimos coherentes. Me refería a que sobre cada temática tengo una idea de lo que sería mi deber o lo que estaría correcto que hiciera. Ser coherente es hacer lo que pienso y siento que estaría bien hacer. No contradecir con mis actividades, con mis conductas, lo que creo que debe hacerse.

Ser coherente es unificarse. Es tener una línea, mantenerse fiel. Esta claro que uno se equivocará, que habrá errores y caídas, pero la coherencia no es solo un acuerdo interior es también una búsqueda. A veces sale bien a veces no, pero quiero ser coherente y eso ya me va llevando.

En nuestro caso, la buena nueva contenida en los Evangelios, el mensaje de Cristo nos dice claramente a que normativa ajustar nuestra vida y a que espíritu imitar. No nos dice solo lo que debe ser hecho sino desde donde, con que intención y espíritu. Ser y hacer lo que uno considera que debe ser y hacer, a la luz que brinda la voz de la propia conciencia.

–          Bien, está sintético y claro. Simple de entender no sé si de hacer.

–          Depende mucho del deseo que tenga uno de ser fiel al propio corazón y a la propia vocación…respecto del hacer enfocado… me refería a una particular cualidad que en ocasiones tiene la acción personal, que no es indiferente a lo que venimos diciendo, es decir, que la actitud positiva y la coherencia contribuyen sin duda a que se manifieste este nuevo modo de hacer. Este hacer concentrado es algo verdaderamente no reactivo.

Es marcadamente intencional. Sobre todo si se hace práctica constante de vida. Hacer cada cosa que hago poniendo la totalidad de mi atención y mis fuerzas en ello, es hacer como ofrenda, como agradecimiento por la existencia. Es un ponerse íntegro en cada acción, sin mezquinar para uno divagues o especulaciones o tibiezas. Es un hacer total.

–          Dígame algo más, no parece fácil.

–          Es hacer todo ante Su mirada y por lo tanto con sumo esmero. Es darse a la acción por entero, sea esta una oración, un momento de quietud, un apostolado muy activo, un lavar la vajilla, un dialogar… es un estar involucrado completamente en la búsqueda del mejor hacer posible.

Es un no quedarse nunca con la sensación de que podría haberlo hecho mejor. Es un buscar la perfección, sabiendo que esta no es alcanzable en su totalidad; pero si no se la busca con ahínco, la vida de uno tiende a la medianía de lo gris. Es entender la conducta personal como una ofrenda al que nos dio la vida, como una pintura, una escultura, como una forma de abrazarlo desde la pequeñez.

aquí la 1º parte

Links de hoy:

Carmelite Monks

Capellanía Orvalle

Sobre Franciscanos

Haz clik aquí para comentar

Esta entrada fue publicada en Desde la Ermita y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Una particular ascesis II

  1. Siento que el infinito amor de Dios me de la seguridad,de continuar en todo los aspecto de mi vida me siento llamado a la oraciòn al silencio me gsutaria que unos de ustedes me contactara,enviame mensaje a mi correo electronico

  2. Hno. Ramón Angel M. dijo:

    me parece importante lo que entrega el padre Vasily y en forma muy especial lo que dice relacionado con el hacer todo ante su mirada y por lo tanto con sumo esmero y para esto es necesario tener una fe profunda recordando que todo es presencia y gracia y tener la actitud positiva de fondo sabiendo que nada es casual ,lo que cuesta bastante sobre todo cuando se ha tenido un tipo de comportamiento reflejo negativo muy arraigado y por lo cual se hace dificil la lucha, por eso en lo que a mi respecta creo que descansando en el señor es la única solución pués el mismo dijo que sin mí nada podeis hacer y dejarle hacer a el en nosotros y aceptando lo que somos

  3. Holle Frank dijo:

    amibeneditca 333
    Si, consiento en lo que Uds. quiere decir.
    Tambien a mi me parece que la busqueda del equilibrio entre una vida focusada en el esencial y el valorar el don de nuestros sensos humanos es la clave para vivir la preciosidad de aquel vida.
    Ademas la vanagloria tiene muchas trampas y nunca se puede sentirse libre de aquella falta aun en el momento cuando uno ya quiera evitarla.

  4. amibenedicta333 dijo:

    Lo importante a mi entender es buscar siempre el equilibrio, ya que aun viviendo nuestra fe no podemos evitar caer en los extremos..y al hacerlo solemos sentir dudas y temores.
    Ser cristianos es estar en un constante crecimiento dentro de un bello camino, pero a veces las cosas no son tan comprensibles dado el momento de aprendizaje en el que nos encontremos. Pero tampoco aun reconociendonos en el deberiamos temer, ya que hasta ese momento de duda es una oportunidad para vanagloriarnos de ser cristianos.

  5. zambullida dijo:

    Esa actitud positiva la querría para mí el día de hoy. Sé que uno sólo puede ser feliz aceptando la voluntad de Dios, pero a veces los acontecimentos son tan tenebrosos que uno no puede evitar estremecerse.

  6. Holle Frank dijo:

    En ambos textos se trata de un dicurso muy importante. Es la idea de la perfeccion que tantas veces aparece en este blog HESEQUIA ya que son eremitas y monjas y monjes a quienes se convierten aquellas contemplaciones de este blog en primera linea y ademas a todos los hombres y mujeres en el camino a Dios. En este camino seguramente perfeccionarse es un presente desafio. El texto de P. Vasily pone la atencion en la methoda como llegar a la perfeccion por vivir focusado y coherente en “la busqueda del mejor hacer posible”.
    De otro lado el texto de amibenedicta 333 contempla el problema inherente, la cercania del ideal de la perfeccion a la superbia o de la hypocracia.
    Esto es el problema que me hace dudar cada vez mas en la meta misma teniendo en conciencia la viuda pobre lejos del altar del templo con su pequenio ofrecio enfrente de los profesionales sirvos del templo con sus grandes ofrecios.

  7. amibenedicta333 dijo:

    Es un tema interesante.Actual.Bien elaborado.
    La instancia pasa,segun me parece,en los extremos con los cuales se elabora el obrar en nuestra realidad.
    El punto a mi entender es que se debe demandar un equilibrio entre lo que se presenta, ya que por un lado “no se puede contemplar como excusa la tendencia general al sectarismo, cuando algunos estando tan aplicados solo a lo que creen que deben,dejan asi un lado otras obras evangelicas que requieren la misma premura”, y por otro lado, “no se puede estar en todas, sin abocarse a priorizar el obrar segun las demandas mas necesarias a nivel existencial”.
    Dando ejemplos..El sacerdote que se encarga de alimentar estomagos a travez de comedores asistenciales, abocandose dia y noche a cubrir esta necesidad basica, no puede negarse a la demanda de catequizacion de una persona en particular que no pertenezca a su comedor, siendo que la abocacion hacia una actividad no puede ser privativa al llamado real obviando una demanda particular frente a lo general, ya que de hacerlo estariamos dentro de un sectarismo.
    Por otro lado, tampoco se puede a nivel general contemplar la divagacion..”el llenarse de ocupaciones tratando de abarcarlo todo en el tiempo y el espacio, como si ser catolico fuera ponerse el titulo de “salvador universal” con la responsabilidad consiguiente de abarcar el mundo como si nos perteneciera y no hubiese nadie que pudiese obrar en nuestro lugar..”buscando estar y obrar en todos lados pero a la vez sin estar en ningun lugar…es soberbia tenida por caridad…ya que se apunta mas al “yo hago en base a lo que yo soy” que a la contemplacion del que verdaderamente nos necesita..por ende, se termina metiendo a todo y a todos en la misma bolsa sin priorizar en nada.
    Yo creo que el articulo presentado es una demanda a la cordura y a la coerencia en el obrar. Es una invitacion a meditar sobre que es lo que estamos haciendo pensando si verdaderamente por los demas “hoy deberiamos cambiar nuestra forma de obrar”.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s