El desengaño es positivo

Padre Estanislau M. Llopart

Conversación con BASILI GIRBAU ermitaño de Montserrat. (*)

Una hora escasa de camino separa la ermita de Santa Creu del Monasterio de Montserrat, que podemos ver claramente a nuestros pies, igual que distinguimos los puntitos de color que son los escaladores ascendiendo por la pared de la montaña. Abajo, muy lejos, el mundo, sus brillos y sus sombras.

La ermita es una de tantas cuevas que horadan suavemente la montaña sagrada. Está cerrada con una cristalera, habilitando un reducido espacio que contiene una cama, una mesa, dos sillas, un hornillo de gas, una estantería con libros, una cruz, un par de retratos de Ramana Maharshi (Sabio hindú de este siglo) y un altar. Suficiente para el padre Basili, “El ermitaño de Montserrat”, que lleva quince años viviendo como Blanquerna, levantándose al alba, rezando y meditando, después de haber recorrido medio mundo como Ramon Llull. El padre Basil, de 66 años, luenga y poblada barba, un erudito conocedor de lenguas tan dispares como el árabe, el alemán o el hebreo, es en la actualidad el único habitante de las doce ermitas que hay en Montserrat.

– A fines del siglo XX, en una sociedad volcada al consumismo, ¿es posible vivir ascéticamente, como un ermitaño?

– Para el hombre que quiere hacerlo todo es posible con la ayuda de Dios. Existe una gracia, un no sé qué, un amor, que me da fuerzas para ir descubriendo que se puede vivir feliz sin tener que satisfacer tantas necesidades. Hay mucha gente que cree que si no tiene esto o lo de más allá no puede ser feliz. Y entonces, cuando quizás lo consigue tras muchos esfuerzos llega la pregunta: “¿Y ahora qué?¿Más cosas?”.

– ¿Y usted se ha contestado esta pregunta?

– Vivir. No se trata de filosofar ni de hacer un discurso, estás aquí ¿Qué más quieres? Respiras. Tu corazón palpita. ¿Qué importa ayer? ¿Qué importa el mañana? Estás aquí. Entonces ríe, ríe a reventar. Tienes lo indispensable. No te hace falta ni más ni menos.

– ¿Cómo tomó la decisión de retirarse aquí?

– Generalmente acostumbro a contestar que no lo sé. No existe una explicación puramente racional, no es sólo la mente la que actúa, es toda una corriente de vida que toma formas diversas. Aunque, ciertamente, no se me hubiera ocurrido pedir permiso para vivir en esta ermita si no me hubiera precedido un monje, el padre Estanislau, que estuvo aquí hasta el año 1972 y que continúa viviendo como ermitaño en otro lugar.

Lo que deseo únicamente es profundizar en mi conciencia. Y con este profundizar creo que estoy ayudando a todos los hombres; no sólo yo, sino todos los que lo hagan. También pienso que es importante encontrar aquella dimensión que te ayuda a realizar la comunión con todas las personas, y esta distancia que te separa de donde las personas viven juntas, conviven, en cierta forma te ayuda a comprender mejor que es eso de la convivencia y te hace sentir mucho más cerca de ellas, aunque de otra manera.

– ¿No resulta difícil soportar esta soledad?

– Es algo que habría que preguntar al inquilino de uno de esos bloques anónimos, rodeado de centenares o miles de personas pero que vive una soledad realmente terrible. La soledad habita en el corazón.

Yo no estoy en soledad. Es algo totalmente exterior al hecho de que yo este viviendo en esta semicueva, en plena montaña. Si vives en plenitud no puedes estar solo. Estarás solo en el sentido de que no estás cerca de otros hombres, pero únicamente en este sentido. Para mí la auténtica soledad es la carencia, la ausencia de Dios, la ausencia de esta plenitud, este apuntar a la trascendencia…

– ¿Que la ha aportado hasta el momento su retiro aquí?

– Paz, júbilo, silencio interior, desprendimiento o desapego de las cosas que pasan y ver cómo la fe, el amor, la plegaria, inciden realmente y se constata lo útiles que son.

– Hoy en día, ¿Cúal es la misión de las personas que, como usted, se dedican a la contemplación?

– Como ya he dicho, pienso que la fuerza del amor, de la plegaria, tiene un efecto real en el mundo, y que cualquier hombre que decida profundizar en su interior y cultivar la vida espiritual más allá de la materia está ayudando a todos los hombres.

– A primera vista parece que existen numerosos puntos de contacto entre la contemplación, la mística cristiana y diversas corrientes religiosas orientales que han creado una nueva espiritualidad en la segunda mitad del siglo…

– Sí. Existen. Por ejemplo, un autor medieval del siglo XIV, anónimo, posiblemente un monje cartujo, escribió un libro llamado “La nube del no saber”, un tratado precioso de contemplación con postulados muy parecidos a lo que es la meditación Zen.

El mismo San Juan de la Cruz aconseja para llegar a la unión con la divinidad practicar los mismos ejercicios que en la meditación trascendental, intentando vaciar la mente: “simple atención amorosa a Dios, sin ningún pensamiento concreto y particular”, creo que dice.

En mi caso fue Ramana Maharshi, un hindú a quien conocí a través de un libro en 1963, quien realmente me abrió un camino práctico a la interiorización. Ciertamente, existen muchos caminos en la tradición cristiana pero, por lo que sea, están en desuso. Ramana Maharshi era lo que en la tradición se llama un jivan mukti, un hombre sin mente. Ya no le hace falta hacer funcionar su mente porque Dios ha llenado su espíritu.

El dice: “Cuando la luna -que sería la mente- es iluminada por el sol durante la noche, su luz te ayuda a ver, pero cuando el sol ilumina a la luna -esa luna de cuarto menguante que se ve durante el día- entonces no utilizas la luz de la luna para ver sino que ves directamente de la luz del sol, que no es la mente, es el si-mismo, el Yo de mi yo, la realidad de toda realidad de la cuál procede, por la cuál es creada tu mente”.

– Le he oído decir, en otra ocasión, que en el budismo Zen se dice: “Si te encuentras con Buda en tu camino, mátalo”. Y que además Raimundo Panikkar afirmaba: “Si te encuentras con Cristo en tu camino, cómetelo”. ¿Que quería significar con ello?.

– Exactamente nada. Hay respuestas que debe encontrar uno mismo. Pero sí te diré que el Buda al que hay que matar es el que se encuentra fuera de ti y delante, porque Buda sólo es interior. Igualmente comerse a Cristo significa interiorizarlo y dejarlo que viva por la fe, en tu corazón.

– Hoy en día hay una gran pérdida de la religiosidad, del sentimiento religioso; mucha gente vive de espaldas a la religión, ¿a que puede deberse?

– Bueno, hablamos de todo el mundo como si el mundo sólo fuéramos nosotros, los señores de Europa y América, cuando hay muchos lugares donde hay mucha religiosidad y mucho fervor, mucho sentido de Dios. Ahora, en Occidente es cierto que se da esta falta de religiosidad. Yo creo que se debe, por una parte, a la sobrevaloración de las cosas materiales, de la comodidad, del dinero: por otra, a la sobrevaloración de la capacidad discursiva de la inteligencia racional sin un sujeto realizado, profundamente realizado.

Esto lleva a un gran desarrollo intelectual y técnico que podrían comportar grandes beneficios, pero que es como si estuvieran en manos de un niño irresponsable.

Me refiero, por ejemplo, a la energía atómica, que de momento se ha utilizado en la fabricación de armamento en un proceso totalmente irracional, en que el miedo al enemigo ha llevado a armarse hasta los dientes generando una gigantesca capacidad destructiva. Poco inteligente ¿no? Es lo que sucede cuando uno vive a nivel superficial, como se vive en la actualidad. Todo debe estar en proporción.

No hay interior sin exterior, no hay fondo sin superficie, ni superficie sin fondo. Lo terrible es vivir la superficie sin ser consciente del fondo, como sería terrible ser consciente del fondo sin ser consciente de la superficie. También la religión puede vivirse a nivel superficial, porque en nombre de la religión se han cometido muchas barbaridades.

– ¿Piensa que a la religión le hace falta también una evolución?

– No; le hace falta una profundización. En la religión no debe evolucionar nada, quien debe evolucionar es el hombre, que ha de encontrar sus raíces, las raíces de sí mismo, el origen, la fuente…

– ¿Que debería cambiar en la sociedad para que fuera mejor, más justa?

– El corazón del hombre. Nada más. Así de simple. Pero es dificilísimo para muchas personas; lanzadas a una serie de inercias casi insuperables.

– ¿Puede haber un nuevo resurgir espiritual en Occidente?

– Sí, claro. A medida que los hombres se vayan desengañando. El desengaño es una cosa muy positiva. Si vives engañado, desengañarte es una liberación. Deseo el desengaño total, de todos, y conforme los hombre se vayan desengañando surgirá la luz. Un desengaño en sentido positivo ¿eh?, para descubrir lo negativo del engaño y para que quede lo que no es engaño…

(*) Según información recogida en una visita realizada este año a las ermitas de Montserrat, padre Basili Girbau, partió a la casa del Padre el 23 de diciembre del 2003. Esta entrevista habría sido realizada a mediados de 1999.

Extraído de:

contemplatio

Enlaces recomendados:

La Sabiduría oculta de la Plegaria

Una hoguera que no se apaga

Esta entrada fue publicada en De anacoretas, monjes y eremitas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El desengaño es positivo

  1. Anónimo dijo:

    el padre basili antes de la cueva de montserrat estuvo en binicanela bunyola al que tuve el placer de conocer en las largas conversaviones con mi

  2. jordi_morrós dijo:

    Cuando podáis corregid la fecha de defunción del padre Basili. Falleció uno o dos días antes de la Navidad de 2003 y fue enterrado en Montserrat el día 26, día de San Esteban.

    • Muchas gracias hermano en Cristo, ya está actualizada.
      El equipo de Hesiquía blog

      • jordi_morrós dijo:

        Felicitaciones por vuestra rápida corrección de la fecha de defunción.

        Como que he visto que en un comentario de más abajo pediais referencias sobre textos o fotos relacionados con el padre Basili os paso el enlace a un grupo de Facebook que se ha creado por parte de una de las personas que se relacionaron con el padre Basilio.

        https://www.facebook.com/groups/PareBasiliGirbau/?fref=ts

        • jordi_morrós dijo:

          Por cierto me he olvidado de un detalle.

          Si consultáis la anterior página de Facebook veréis que se confirma como fecha de defunción el 23 de diciembre de 2003. Los años no perdonan y la memoria se vuelve frágil, y en algún momento ya he podido dudar entre el 23 y el 24 de diciembre, pero queda confirmado el 23 de dicimebre de 2003.

  3. Hëctor de Dios dijo:

    ¡¡Gracias Señor por tu siervo el Padre Basili que entregó su vida por tí..¡¡ gracias por la sabiduría que le otorgaste para bien de la humanidad…¡¡ en el Santo nombre de Jesucristo,Amén

  4. Maricruz dijo:

    Les ruego corrijan un error de este artículo.
    La fotografia (de la que soy autora, 8.2.1970 en la ermita de la Santa Creu) no es del P. Basili Girbau, sino del primer ermitaño de Montserrat en el s. XX, el P. Estanislau M. Llopart, de quien he visto otro artículo en su web, de Josep Calvet, extraido del libro del P. Bernabé Dalmau, monje de Montserrat.

    • Muchas gracias Maricruz por la corrección, que ya hemos llevado al pie de la foto.
      Si tiene usted una página web o sitio al cual nos remita por fotos de similar temática, avísenos para difundirla.
      Saludos en Cristo.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s