Perspectiva

Espinas de Cristo

Espinas de Cristo

El clima es fresco, la visibilidad amplia y profunda, la quietud extrema.

Un silencio total envolvía al aire que parecía corpóreo y de tan quieto, vivo.

Respirar era tan grato que más que inhalar el aire, lo bebíamos.

Los colores de las hojas y hasta las tonalidades y vetas de las piedras, resultaban nítidas, la percepción estaba como cambiada, desmedida.

Un ave de altura se deslizó planeando cerca, trazando semi curvas, esbozando quizá esquemas más complejos.

Bien a lo lejos el horizonte parecía curvarse y nos resultó fácil adivinarnos pendiendo, colgados del planeta.

Esta repentina conciencia de orbe contenido y universo conteniendo, nos situó imprevistamente en el centro de una pequeñez perturbadora.

Sin volición alguna nos pareció ser, en ese instante, el centro de la humanidad sufriente y nos sentimos vibrar con un clamor de siglos.

Arreciaba la belleza en el entorno y mientras mas anochecía mas hermoso se ponía. Pese a todo nos sentimos forasteros, sitiados por enraizada nostalgia.

Es que no se puede concebir tanta belleza sin la inexplicable sustancia que a todo lo contiene y es allí donde se nos desnudaba la carencia.

Porque en el marco de la nada nos abrumó Su Presencia, que indisoluble se cernía y se posaba, convergiendo entre lo solo y lo silente.

¡Abrázanos Señor y llévanos contigo para siempre!

Texto propio del blog

Esta entrada fue publicada en Desde la Ermita y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Perspectiva

  1. Hno. Horacio de Jesús Crucificado. F. M. V. y del Santo Nombre dijo:

    Hoy sentí al Señor muy cerca de mi. Recibí su Palabra y me dijo que “debía ser santo como es santo su padre”; que soy “templo del Espíritu Santo”; y que debo amar a mis enemigos y a quienes me persiguen. Igualmente recibí su cuerpo y sangre bajo las especies del pan y del vino. Es domingo, es el día del Señor, es el día del descanso en Dios Padre, en Jesucristo, su hijo, y en el Espíritu Santo. Meditemos en Dios en el oficio de lectura, alabemosle con las laudes, recordemoslo con la tercia, la sexta y la nona, y pidamos su asistencia con el rezo de las vísperas y las completas. Oremos para encontrarnos con el Dios de la vida, del amor, del perdón y la misericordia

  2. norma dijo:

    Gracias por hacernos conocer y compartir con ustedes, sus vivencias y de modo que así podamos nosotro aprender a convivir en el silencio, dentro de nustra vida. Doy Gloria a Dios por personas como ustedes, bendiciones

  3. Pingback: Arreciaba la belleza… « Zambullida's Blog

  4. zambullida dijo:

    ¡Maravilloso texto! No he podido por menos que reproducir una parte de él en mi blog.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s