Sagrada Presencia

Virgen del Encuentro

(Viene de “El primer monje”)

Vivir en el asombro y la reverencia.

No es cierto que lo que permite el asombro es la novedad. Puede uno asombrarse de ver algo pese a conocerlo mucho o a pesar de su repetición incesante. El asombro es una actitud atencional, un acto de conciencia, un darse cuenta de la propia pequeñez y de la inmensidad en la que nos hallamos sumidos y de la propia ignorancia.  A través del asombro estamos ya a un paso de lo sagrado.

El reconocimiento de la propia ignorancia abre la puerta al sentimiento reverente, permite reconocer la sagrada presencia.

Observando un amanecer, hay quién se emociona y conmovido adora la inmensidad del suceso y existe quién ignorando la belleza que se le presenta permanece indiferente.

Para instalarse en el sentimiento de reverencia ante lo existente y por lo tanto para percibir la Divina presencia, es necesario librarse del velo de las preocupaciones.

El apurado, esta ocupado. Tiene quehaceres. Tiene muchos velos que le ocultan el sol. Lo ve pero no lo mira, no lo tiene en cuenta, porque esta en realidad masticando sus afanes y preocupaciones que son en verdad siempre, el fruto de la apetencia.

Y no se trata de suspender toda actividad, que hasta a los eremitas nos es imposible, sino de suspender, de eliminar el ansia que acompaña todos nuestros movimientos. No es el desplazamiento del cuerpo lo que me aparta de la divina presencia, sino la ansiedad que acompaña esa acción. Y esta ansiedad deriva de mi posesión de algo allá, en el futuro, de estar deseando algo que no tengo y que creo que esa acción me va a dar. 

Por eso te decía para ese nuevo amigo que tienes, que pregunta; que le daría un pequeño método, un caminito hacia la reverencia que es lo que permite el vivir en la Presencia.

Cuando uno anda junto a Dios, cuando vivimos bajo su mirada, “asombrados” (1) por su inmensidad, estamos plenos y un suave gozo invade nuestros actos, miradas y movimientos; allí, nada que decir. Allí todo está resuelto porque confiamos en la Providencia y en que el devenir no será sino la expresión de Su voluntad y por lo tanto lo mejor para todos, incluidos nosotros mismos.

Cuando no estoy en ese estado de Ser, cuando camino solo, me doy cuenta que soy esclavo de la angustia o del tedio o de la preocupación o de esa “seriedad” tan poco seria. Así que este pequeño método empieza cuando uno se da cuenta de que no esta con Dios al lado por decirlo así, llanamente y en confianza.

Es en este darme cuenta que no estoy como debo y como quiero estar, que no estoy como he sido llamado a estar, es decir, en la plenitud de la gracia, gozoso en Su servicio; es ahí cuando debo detenerme un momento y preguntarme: ¿Qué estoy deseando? ¿Detrás de que me estoy apresurando? Apresurarse es bajo presión. ¿Qué me está presionando?

Enseguida sabremos de que se trata; esto o aquello. Una cuestión económica, afectiva, del futuro, lo que sea. Quizás solo eso que debo hacer mas tarde y que no se como resultará. Bueno. Ahí está el primer paso, la pregunta por el deseo y la respuesta.

El segundo paso es recordarse que uno quiere desear solo a Dios. No quiero otra cosa. Quiero al Señor conmigo, esto es la suma de todas las cosas. No quiero esto o aquello, quiero todos los bienes y los quiero para siempre, la ambición máxima. Dios.

No quiero la buena nota en el examen, ni aquel nuevo trabajo u objeto a comprarme o la aprobación y reconocimiento de aquella persona. Quiero un bienestar total y permanente. El monje es en realidad alguien muy ambicioso. No se conforma con poco.

Pero ¿Qué relación tiene esto con lo anterior? Cuando yo quiero algo, lo que quiero en verdad es la sensación que ese algo me va a producir. Me imagino con eso logrado y me imagino en paz y contento. Lo que queremos todos, estar en paz y con alegría, vivir así vale la pena y nadie lo discute. Pero lo único que da la paz y la felicidad es la Presencia de Dios y no los objetos cualesquiera que sean.

Vivir en Tu casa Señor todos los días de mi vida. Eso es lo que hay que desear, a ese supremo anhelo deben someterse todos los otros; porque quién encuentra la Divina Presencia lo ha encontrado todo. Entonces este segundo paso es un recordarse que uno lo que quiere es vivir en la Presencia del Señor y no “eso otro”.

El tercer paso es confiar en Su acción, en Su Providencia. No creerse que de uno dependen las cosas, cualesquiera que sean y de lo que se trate.  Siempre decimos “Si Dios quiere”. ¡Ese es el punto! Su voluntad nos rige y a ella debemos someternos y hacer en concordancia con ella.

Cuando uno vive en Su Presencia, siente por decirlo de alguna manera, lo que debe hacer en cada situación sin problema. Uno siente dentro del corazón si lo que va a hacer apaga o enciende el sentimiento de Su Presencia. No haré nada que me aparte de Su amor, del amor de Cristo. ¿Qué me apartará del amor de Cristo? Mi propia acción anhelante ninguna otra cosa. Mis anhelos cuando no se centran en hacer Su voluntad. Por supuesto no es el amor de Cristo el que se aparta sino que nosotros de percibirlo, de sentirlo en nosotros. Nos tornamos opacos y Su luz no pasa a través nuestro.

Es sencillo, ama a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo y someter toda búsqueda, toda acción y todo sentimiento y pensamiento a ello. Lo que debo hacer en cada situación concebible se puede saber a la luz de esos dos mandamientos del Señor. Todo someter a ello. ¿Quién va a ir a hacer tal cosa?, ¿Qué le diré a aquella persona?, ¿Cómo contestarle a ese requerimiento? Según ese único criterio.

La gente que vive en la ciudad y que tiene compromisos previos, tiene todo un tumulto de cosas que le presionan para andar ocupado en cuestiones. Pero la vida se irá tornando apacible  y mansa si someto todos mis deseos al deseo de Su Presencia viva en mí y si actúo guiado por sus mandamientos y confiado a Su providencia.

El Señor ve mas allá de lo que yo veo, por lo tanto, si actúo conforme a su mandato, que las cosas salgan como salgan, por algo será. Claro, por Su voluntad.

Dice alguien que está amargado. ¿Y porque? Y …porque no puedo comprarme aquello que ansío. Bueno. Lo que le amarga no es no poder comprarse eso, sino andar deseando cosas que no hay que desear.

Lo único que debemos desear es la Presencia del Señor y seguir sus mandatos. De ese modo la vida se encamina y uno viene a poseer luego lo necesario. Uno debe desear agradarle. Uno debe querer consumar lo que El nos destinó. Uno debe desear poder decir con el Apóstol: No soy yo sino Cristo que vive en mí.

Entonces confiar en El y actuar según su ley que es muy simple, la ley del amor.

Pero en lo cotidiano, cuando estamos metidos en el ruido, no es fácil ponerse en esa actitud. Ponerse en Presencia.

Una forma que he utilizado y que me sirvió mucho desde antes de venir a este tipo de vida ha sido esto que te decía de la reverencia.

Cuando me di cuenta que El Señor estaba en todas partes y que todo era asombroso, empecé a comportarme con mayor cuidado, como cuando pasa uno ante el Santísimo en la iglesia. Con reverencia, no de cualquier manera. Uno reconoce allí, lo sagrado.

Empecé a trasladar ese sentimiento a cualquier momento y acción. Empecé a moverme secretamente en esa sintonía. No se trata de que uno se ponga a hacer genuflexiones en todas partes llamando la atención, sino que viva esa genuflexión interiormente, en secreto. Y empecé a lavarme las manos mas lento, porque no era un lavado sino una limpieza, una purificación para mejor obrar y actuar. Y caminé mas lento, porque si me apuraba perdía el sentimiento de reverencia. Y tomaba los objetos con cuidado como se toma un cáliz y trataba a los demás con el respeto y diligencia con que se los trata en una iglesia.

Esto no es para nada nuevo, simplemente es la forma en que me acostumbré a vivir atento a la Presencia y muchos monjes lo enseñan con su propia particularidad en textos como La Filocalía. Esta es la síntesis del método que le quería comentar a tu amigo.

Porque hay una particularidad muy interesante en esto. Si estoy en la Presencia, el moverme conforme a ello, cuidar los gestos y todo lo que hago, ayuda a mantenerme en ella. Pero si no estoy sintiendo “los pasos del Señor”, sino que estoy en esa mediocridad habitual, volcado fuera de mí, hacia las cosas y apetitos; el empezar poniendo la gestica hace que el sentimiento venga.

Te digo, que me ha pasado estando en oración, de experimentar esa sequedad, ese estar medio sin ganas, tironeado por el cuerpo hacia el sueño o hacia la comida o cualquier otra apetencia, y en  ese momento empezar a comportarme como si estuviera en mi viva la Fe. Poner las manos en la posición de quién tiene fe, acomodar el cuerpo como lo acomodaría quién siente viva la Presencia de aquel a quién ora.

Para no alargar demasiado este diálogo: Si estoy sintiendo la Presencia, me muevo con reverencia para conservar protegido ese sentimiento y sino siento la Presencia, me muevo como si lo sintiera, para invocarla, para hacerla presente con el cuerpo, que eso luego llamará al sentimiento y al silencio de los pensamientos.

Actuar ante lo Sacro, sacralizar la vida, cada momento, esto nos unifica.

Porque realmente vivo en la casa del Señor, rodeado de sus ornamentos, en medio de un templo muy grande poblado de infinitas luminarias. Vivir asombrados y permaneciendo reverentes ante el Supremo creador, inmersos en este maravilloso universo, rodeados de vidas múltiples, atravesados por los rayos invisibles de un Cristo que sigue resucitando cada día, en nuestro  propio corazón.

Jesucristo se levanta del sepulcro de mi corazón, cada vez que me admiro y agradezco la existencia, cuando acepto sus misterios y esta pequeña ignorancia que soy; Jesucristo resucita en mi y para todas las gentes nuevamente, cada vez que reconozco en el mundo su templo y en la vida y las cosas el desarrollo de una liturgia permanente.

Escucha como ya cantan de nuevo los pájaros, lo creas o no, están iniciando Visperas.

(1) Asombrados: Bajo su sombra

Imagen extraída de:

iconografiaargentina

Esta entrada fue publicada en Desde la Ermita y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sagrada Presencia

  1. Juan Ferrocchio dijo:

    La salvación está ya cerca de sus fieles
    y la gloria habitará en nuestra tierra;
    la misericoridia y la fiedelidad se encuentran,
    la juticia y la paz se besan;
    la fidelidad brota de la tierra,
    y la justicia mira desde el cielo;
    el Señor dará la lluvia,
    y nuestra tierra dará su fruto.
    La justicia marchará ante él,
    la salvación seguirá sus pasos.

  2. José Raúl Mares Mendoza dijo:

    Que te puedo decir, hermano. Todos mis pensamientos me parecen superficiales y mis ideas pobres.
    Qué te puedo decir?
    Acaso diré algo nuevo y bueno que te retribuya por lo que me has regalado y acentuado con buenos comentarios.
    Hermano:
    Estoy en camino hacia el Señor, y quiero caminar con Cristo, conviviendo y aprendiendo con él a vivir y así un día, poder regresar a casa.
    El trayecto tiene muchas facetas, unas agradable y suaves y otras todo lo contrario. Si queremos caminar sin estar solo atentos a El, porque nos distraemos con nuestros propios pensamientos y conclusiones, sin duda, de repente nos habremos quedado solos.
    Me atrevo a pensar que humanamente sea imposible estar junto a El sin distraernos y creo que solo podremos remediar esta situación auxiliándonos unos a otros con verdades probadas en el campo del amor y de la renuncia total.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s