Eremitas

Icono de San Juan Casiano

Las montañas desde lejos se ven verde azuladas. De cerca se diferencian las rocas del pasto.

Aquí y allá suaves mantos húmedos, muelles al paso, se combinan diversamente con áridos yermos de maciza piedra gris. Angostos  estratos blancuzcos jalonan las laderas creando una particular impresión.

El clima es casi siempre frío y la vegetación arbórea no muy alta. El viento, siempre presente, oscila entre ráfagas agresivas y brisas amistosas. Los arroyos son innumerables y su murmullo fácilmente perceptible; basta apenas detenerse.

Desde las cimas se alcanza a ver el poblado mas cercano como una mancha muy leve, que no desentona. El paisaje es inmenso y llano, amplísimo; esta surcado por riachos sinuosos herederos de las cumbres y alimentan muy breves aldeas vegetales. Pese a ello, la impresión general es desértica.

Ocultas en un valle profundo están las ermitas, pocas, construidas con piedras del lugar unidas por un emplasto indefinible.

Los techos son troncos irregulares apenas apoyados, cubiertos de flora abundante y seca. Piedras más pequeñas mantienen todo ligado, evitando así que el viento los vuele.

Hacia uno de los lados, la pared lisa y perfectamente vertical se eleva varios cientos de metros, sirviendo de protección a todo el valle y cobijando el lugar para la sinaxis. Esta se desarrolla diariamente mientras el sol despunta y en las vísperas iniciado ya el crepúsculo.

Las liturgias son muy quedas. Hábitos por demás modestos y movimientos economizados al máximo, hacen evidente la austeridad que se respira. La salmodia se ejecuta lenta y se nota la concentración y el empeño de los recitantes; de ojos muy vivos todos, los semblantes mansos.

Ya de noche, en cada ventanuco se divisa la luz de una vela, reflejo de la adoración intensa que seguirá hasta principiar el día. Una cruz enorme vigila a los eremitas, clavada en la entrada del campo y no acierto a concebir como fue llevada hasta allí, tan pesados y gruesos los troncos. Esta iluminada por una antorcha que adivino perpetua.

Me ubico despacio en mi pequeña carpa de visitante dispuesto a hacer la crónica encomendada. Musito un sentido agradecimiento al Señor de los Señores, a la fuente de todas las misericordias, porque lo que en un tiempo fue temida soledad se me antoja ahora hermosa compañera.

Texto propio del blog

Esta entrada fue publicada en Monjes de Terra incognita y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Eremitas

  1. Luis dijo:

    Deseo orientación espiritual. Durante mucho tiempo el señor toca mi corazón y se resiste a dejarme. Y yo cada vez me alejo más de Él. Mi correo inge.gerardoc@gmail.com Gracias. Dios los bendiga.

  2. L.P.A. dijo:

    Hola hnos en Cristo,yo desde Castellon intento desde hace un año llevar una vida de Eremita Urbano en base al articulo de Vittorio Messori,puedo decir que es factible,aunque no estoy reconocido aun,consagrado con votos privados y viviendo esta vocación en medio del mundo,sin ser del mundo.Laico,pero comprometido y en medio del desierto de la ciudad con los nuevos demonios,haciendo Oración en mi Eremita,siendo esta un piso pequeño y con un oratorio dedicado al Rey de la Misericordia y a la Inmaculada Concepción.Espero que sirva a alguien,como Regla la de Eremitas de fr,Justo y rezando la Oración de Jesús.Que Dios os bendiga.

  3. Maria Auxiliadora da Cunha Meireles dijo:

    HERMANO: SALVE JESUS E MARIA!
    YO QUIERO HACER PARTE DEL COMUNIDAD DE LA FRATERNIDAD EL NOMBRE. SE PUEDES ME AYUDAR, DIOS LO BENDIGA. ASSÍ COMO EL OXIGENIO ÉS PARA LA VIDA CORPORALE, ÉS DIOS, PARA EL ALMA QUE LO AMA E VIVI DEL ELLE.

  4. Evangelina dijo:

    Mario de Cristo Salvador:

    gracias por tan hermosa obra de darnos tanta espiritualidad. Dios le bendiga en su santificación personal. Siga con mucha fuerza y amor en el Espíritu invitandonos a vivir en mayor intimidad con Dios Amor. Yo quiero pertenecer a la fraternidad monástica pero no se que clave dar para entrar en la página más plenamente. Gracias por su don, por su tiempo derramado en evangelizacón contemplativa

    • mario de Cristo Salvador dijo:

      Gracias Evangelina por sus palabras de aliento. ¡Nunca vienen mal! Pro privada le mando la contraseña de la Fraternidad.

  5. adriana dijo:

    Hola es muy interesante todo lo que encuentro en este sitio.
    Queria saber los monjes de terra ingonita donde residen, en que parte del mundo, y si es en Argentina
    podrian decirme por medio del mail donde?

    gracias
    Adriana

    • Hesiquia dijo:

      Estimada Adriana.
      “Terra incognita” es un nombre ficticio usado a modo de seudónimo por los monjes. Lamento no poder informarle nada más al respecto.
      Gracias por comentar y visitar Hesiquía. La saludo fraternalmente en Cristo.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s