En el patio de atrás

Las nubes blancas y  gordas, brillantes; contrastan fuertemente con el cielo muy celeste y la brisa fría envuelve todo el conjunto.

Los árboles bien verdes, oscilan levemente, parece que respiran.

Dos pájaros alternan cantos, sosteniéndose apenas en extremos exiguos.

De vez en cuando pasa una turba de palomas, partiendo el aire con el sonido de sus alas. Y van y vienen ordenadas, simétricas, regidas por inflexible mecanismo.

Debajo del pasto, las hormigas han hecho un sendero y con ritmo acompasado van llevando su carga.

Me siento cuidadoso y apoyándome en un tronco limpio, siento latir al corazón, que extrañamente, hace coro con todo lo demás.

Esta entrada fue publicada en Experiencias interiores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s